Cientos de padres de La Campana han protestado esta mañana por el mal estado del CEIP Bernardo Barco
Cientos de padres de La Campana han protestado esta mañana por el mal estado del CEIP Bernardo Barco - F.R.M.
EDUCACIÓN

El mal estado del CEIP Bernardo Barco impide el inicio del curso en La Campana

El municipio sevillano se echa a la calle como medida de protesta por unas deficiencias en el edificio que datan de 2014

Actualizado:

Los alumnos de segundo ciclo de Infantil, Primaria y Educación Especial de 104 municipios de Sevilla, incluido la capital hispalense, han comenzado esta semana las clases del nuevo curso. Es decir, los niños de todos los pueblos de la provincia excepto los de uno: La Campana.

Este martes era el día señalado para que los estudiantes campaneros regresaran a las aulas, dado que el lunes fue festivo local al celebrarse la onomástica de su patrón, San Nicolás de Tolentino.

Nada más lejos de la realidad. En vez de vivir una bonita jornada de reencuentros con compañeros y cargada de ilusiones por el nuevo curso, los 550 niños que conforman el alumnado del CEIP Bernardo Barco, único colegio de La Campana, se quedaron en casa. En su lugar, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos San Nicolás organizó una multitudinaria concentración a las puertas del edificio.

Bajo el lema «Pelearemos duro por un colegio seguro», los familiares de este medio millar de alumnos, auspiciados por el Ayuntamiento de La Campana con su alcalde Manuel Fernández Oviedo a la cabeza, han decidido tomar esta medida de protesta ante las malas condiciones en las que se encuentra el centro y tras «no cumplirse las promesas que desde la Delegación Territorial de Educación se comprometieron a realizar hace ya 4 años».

Baño del CEIP Bernardo Barco
Baño del CEIP Bernardo Barco - F.R.M.

El CEIP Bernardo Barco sufre desde 2014 unos daños estructurales que afectan al área de Administración, a baños y, lo más preocupante, también a las aulas donde acuden los alumnos a diario. Unas deficiencias que se han visto agravadas en los últimos meses. Sin ir más lejos, durante el curso pasado se desplomó, en horario de recreo, parte de uno de los baños del centro. Por suerte, no hubo que lamentar daños físicos en ningún niño.

Ante tal tesitura, han presentado reclamaciones tanto la dirección del centro, la Asociación de Padres y Madres, Fampa Sevilla «Nueva Escuela» y desde el Ayuntamiento de La Campana. Después de numerosas visitas a la Delegación Territorial de Educación pidiendo la celeridad en este problema, nadie ha recibido explicaciones acerca del incumplimiento del compromiso adquirido.

Pidiendo una solución desde 2014

Desde 2014, cuando se envió el primer escrito a la Delegación de Educación, las instalaciones han sido visitadas por arquitectos que colocaron testigos para seguir la evolución de las grietas. Gracias a esta medida, recuerdan desde el Ayuntamiento, se puede comprobar fehacientemente que éstas han ido aumentando su tamaño y apareciendo en sitios donde antes no había.

El primer edil campanero manifiesta que han celebrado varias reuniones con la Delegada de Educación, y «desde 2015 nos están diciendo que el comienzo de las obras de mejora de las instalaciones sería inminente, y a día de hoy todavía no nos han traslado el progreso en la actuación».

«Los niños y niñas de La Campana se merecen unas instalaciones de calidad, esto es una falta de respeto total hacia los vecinos de nuestro pueblo», denuncia Fernández Oviedo.

Este miércoles hay prevista una nueva concentración de padres a las nueve de la mañana. Allí se decidirá si la decisión de que los alumnos no asistan al colegio hasta que se subsane el problema sigue hacia adelante o, por el contrario, se opta por otras medidas.