Los familiares junto a José Ternero, el anciano de 83 años desaparecido hace diez días en Marchena
Los familiares junto a José Ternero, el anciano de 83 años desaparecido hace diez días en Marchena - C. G.
Marchena

Los familiares del anciano desaparecido hace diez días en Marchena: «No se lo ha podido tragar la tierra»

Cada vez están más convencidos de que el abuelo de 83 años cogió un autobús o se montó con alguien en un coche, por lo que lo buscan en Sevilla capital

MarchenaActualizado:

La familia de José Ternero Benjumea está desesperada. «No se lo ha podido tragar la tierra», dice su hijo Miguel. La familia, la Guardia Civil, amigos, Protección Civil, 112 Emergencias y vecinos de Marchena llevan diez días buscándolo.

Han peinado seis kilómetros a la redonda de la localidad, llegando a Fuentes de Andalucía y Paradas. Y no hay rastro de este hombre de 83 años que salió una mañana de su casa para dar un paseo y del que no se ha sabido nada más.

Después de más de una semana de búsqueda por el entorno, la familia de José se ha ido este fin de semana hasta Sevilla capital. Cada vez están más convencidos de que el abuelo cogió un autobús o se montó con alguien en un coche y se ha ido a alguna parte.

En estos últimos diez días lo han buscado por caminos, casas abandonadas, campos, gavias, cunetas, puentes, ríos, calles del pueblo, carreteras, vías verdes... Se han quedado ya sin lugares en los que mirar y siguen sin rastro de José.

Por eso, su hijo Miguel (tiene otros cuatro hermanos, de los que tres de ellos viven en Ibiza), ya sólo piensa en que se ha montado en un vehículo y se ha ido. «Y esté donde esté se ha desorientado y estará muerto de frío», añade.

En la mañana de ayer, desesperadamente lanzaba este mensaje: «Si alguien ve a un hombre mayor con barba, echado en algún rincón, que lo miren bien porque puede ser él».

Porque a pesar de que están hartos de repetir su descripción física y de la ropa que llevaba puesta (pantalón deportivo, camisa a cuadros de tonos amarillos y rebeca verde cacería), piensan que cualquiera que vea la foto puede no reconocerlo. «Le crece mucho la barba, se afeita casi a diario».

El desaparecido es un hombre fuerte; «recio» es la descripción de él que hacen quienes le conocen. Extrovertido y con sus condiciones físicas y mentales en buen estado para la edad que tiene. «Desde que se cayó en una playa de Ibiza, sólo está un poco más torpe de las piernas», dice su nuera María del Mar Guerrero.

Cuando el día que desapareció no llegó a la hora de comer, comenzó su familia a pensar que algo no iba bien. Últimamente salía menos. Pero, cuando lo hacía, daba un paseo por el sol y de vuelta a casa. Menos ese día. Empezó a buscarlo la familia, incluso antes de denunciar su desaparición en el cuartel de la Guardia Civil de Marchena. El 2 de diciembre ya pusieron la denuncia.

José Ternero vive a caballo entre Ibiza y Marchena. Había llegado a esta localidad sevillana el 2 de octubre pasado con su hija Encarnación con la que está en la isla. «Pasamos aquí las fiestas de Navidad», dice Encarnación.

Su padre no lleva móvil, «el día que se cayó en la playa se le mojó y no ha querido que le compremos otro». Dos de los tres hijos que están fuera de Marchena se han pasado toda la semana buscándolo pero han tenido que regresar a su trabajo.

Miguel, María del Mar Guerreo, Encarnación y su nieta Carmen iban ayer desolados por la Vereda de Sevilla. Tienen aparcada su vida porque necesitan saber qué ha sido de José. Y por eso piden con insistencia colaboración ciudadana.