Un guardia civil acompaña a un grupo de menores extranjeros que se había escapado en Barbate
Un guardia civil acompaña a un grupo de menores extranjeros que se había escapado en Barbate - ABC
Inmigración

La Guardia Civil busca a tres inmigrantes menores que se han fugado de un centro de Carmona

Los adolescentes pertenecían al colectivo de 88 extranjeros trasladado a Sevilla desde Cádiz por falta de espacio

SevillaActualizado:

El centro de menores Hogar San Juan de Ávila de Carmona ha denunciado que tres de los menores extranjeros que acogen desde la semana pasada no han regresado a las instalaciones. La Guardia Civil está buscando a los jóvenes, cuya tutela la asumió la Junta de Andalucía porque se tratan de menores que llegaron en patera a las costas españolas sin la compañía de un adulto, según confirmaron a ABC fuentes de la Benemérita.

Los tres adolescentes, que no regresaron al centro este domingo, pertenecen al grupo de 88 inmigrantes Mena (menores sin acompañar) que fue derivado la semana pasada desde Cádiz a Sevilla por la falta de espacio en la provincia gaditana. La llegada constante de embarcaciones con inmigrantes al litoral ha colapsado la red asistencial de esta zona del país y ha obligado a repartir a los inmigrantes por otros puntos.

La fuga de estos menores subraya las carencias en la asistencia que están recibiendo niños y adolescentes por un sistema desbordado dada la presión migratoria. CCOO denunciaba hace unos días cómo el centro de Carmona, donde habían ingresado parte del grupo de 88 menores, estaba en «una situación límite». Los trabajadores se habían visto obligados a colocar camas en los pasillos y sólo se disponía de cuatro duchas para 78 jóvenes. «La cocina no da abasto, las limpiadoras tampoco y el equipo educativo está desbordado».

Mantas y al suelo

«Llegaron las criaturas, les pusieron mantas en el suelo para dormir, les dieron bocadillos porque el centro no está habilitado con una cocina para 78 menores, está pensado para 25, y está bien que duerman bajo techo pero no todo es válido porque no son animales, son personas», detallaba la representante de CCOO-A en la delegación provincial de la Consejería de Igualdad, María José Romero, en declaraciones a la agencia Europa Press.

Desde la Junta de Andalucía respondían a estas críticas, anunciando la ampliación de 400 plazas del sistema de acogimiento residencial de menores extranjeros no acompañados.

La fuga de estos menores no es un caso aislado y se repite, según fuentes consultadas, en no pocas ocasiones. Están bajo la tutela de la Andaministración andaluza, pero se encuentran en régimen abierto y pueden salir a la calle. Algunas veces regresan pero otras se les pierde la pista para siempre.