El patio del cuartel de Montequinto se quedó pequeño para la exposición de todo el tabaco incautado - J. M. Serrano
SUCESOS

La Guardia Civil se incauta en Sevilla de tabaco de contrabando por valor de 1,5 millones de euros

La «operación Filtrus» destapa el lucrativo negocio de cuatro clanes familiares de la Campiña y la Sierra Sur sevillana

SEVILLAActualizado:

El contrabando de tabaco es una actividad ilícita, que arruina la economía de pequeños empresarios que sí tributan a las arcas públicas, y gracias a la cual se obtienen importantes rendimientos económicos para vivir de manera holgada sin rendir cuentas al fisco. Ése es el mensaje que ha querido lanzar la Guardia Civil con la «operación Filtrus», en la que se han incautado de una de las mayores partidas de tabaco de los últimos años en la demarcación de la Comandancia de Sevilla.

La mercancía intervenida, compuesta por 367.560 cajetillas de tabaco, tiene un valor en el mercado de 1,5 millones de euros, y estaba en poder de cuatro clanes que operan en la Campiña sevillana. La mayor parte del tabaco procedía de Gibraltar y los investigados se lo adquirían a un intermediario de los muchos que hay en este negocio que ha florecido con la crisis.

Las cajetillas llegaban al consumidor final a través de puntos de venta, que en esencia son quioscos ubicados en las localidades de Morón, Marchena, Paradas y Arahal. Algunos de estos establecimientos, según han relatado fuentes de la investigación a ABC, sólo abrían cuando tenían tabaco y en ocasiones se formaban cola de clientes en sus puertas para comprar tanto para consumo como para vender a terceros.

La investigación nació en el mes de abril, cuando desde el sector del estanco alertaban del aumento del contrabando en municipios como Osuna y el consiguiente perjuicio para sus negocios que sí soportan todas las obligaciones tributarias. Las pesquisas concluían el martes de esta semana cuando la Guardia Civil llevaba a cabo un operativo especial contra los cuatro clanes detectados y realizaba 17 registros simultáneos, intervenía más de 100.000 euros en metálico y requisaba nueve vehículos usados para el transporte de las cajas.

Parados que viven de la prestación sobre el papel y que en realidad son contrabandistas con patrimonio y más de 50.000 euros en la cuenta

En total han sido arrestadas 19 personas, que están en libertad con cargos, y otras dos están siendo investigadas no sólo por delitos de contrabando, sino también por posible blanqueo. Esta rama del caso está en pleno desarrollo después de que los agentes detectaran que los clanes tenían un importante patrimonio a pesar de que muchos son oficialmente parados que viven de las prestaciones sociales.

Un Maserati por Arahal

Durante los registros, los agentes tuvieron que enfrentarse también a las críticas de vecinos que no entendían por qué se arrestaba a aparentes humildes ciudadanos. «Tenían la idea de que se buscaban la vida vendiendo algo de tabaco porque no tienen recursos y cuando accedías a su vivienda social, veías que estaba equipada con todo tipo de lujos», señala uno de los agentes que ha intervenido en la operación.

En los albores de la investigación, uno de los implicados fue detectado por las calles de Arahal al volante de un Maserati. Un detalle que revela el ritmo de vida de unos contrabandistas que han transformado una actividad de subsistencia en un negocio que da miles de euros.

Chalés con piscina, parcelas y hasta 50.000 euros en la cuenta corriente conformaban el patrimonio de algunos de estos contrabandistas, apuntaba este viernes el teniente coronel de la Comandancia de Sevilla, Paulino Salvador Ramos, en una rueda de prensa ofrecida en el patio del cuartel de Montequinto, donde se ha expuesto parte de la mercancía porque no cabía el total de lo incautado.

Un agente descarga parte de la mercancía intervenida
Un agente descarga parte de la mercancía intervenida - J. M. Serrano

Junto al mando de la Benemérita ha estado el subdelegado del Gobierno, Ricardo Gil-Toresano, quien ha destacado cómo en esta investigación se han implicado hasta 100 agentes que han participado en las distintas fases del operativo. Si bien, la dirección de las pesquisas las ha llevado a cabo el grupo de investigación del cuartel de Marchena.

Desde el Instituto Armado han subrayado también el papel que ha tenido la juez del Instrucción 1 de Morón, «que ha trabajado codo con codo con los agentes, en una perfecta coordinación». Las pesquisas continúan para determinar el tamaño real del patrimonio de los clanes investigados.