La hija de Sofía Benitez-Cubero atiende a los medios antes de entrar en los juzgados
La hija de Sofía Benitez-Cubero atiende a los medios antes de entrar en los juzgados - Vanessa Gómez
Tribunales

La hija no reconocida de un ganadero de El Coronil acusa a su hermano de «manipular» su patrimonio heredado

Sofía Benítez-Cubero reclama ante un juzgado doce millones de euros de su parte

SevillaActualizado:

Sofía Benítez-Cubero, reconocida en 2015 por el Tribunal Supremo como como hija extramatrimonial del ganadero sevillano José Benítez-Cubero Cañete de Beca, ha acusado a su hermano biológico, el también ganadero José Benítez-Cubero Pallarés, de «manipular» los bienes que en su día recibió como herencia de sus padres y sus abuelos, siendo hijo único, con el único fin de reducir la masa salarial y no pagarle los doce millones de euros que viene reclamandole como parte de su herencia.

Esta vecina de El Coronil, que está próxima a los 70 años de edad y cuyo nombre en su anterior Documento Nacional de Identidad era Sofía Reguera Hidalgo, ha intentado por la vía extrajudicial alcanzar un acuerdo con su hermano biológico, pero las posturas siempre han estado muy distanciadas. Ante esta situación, ha acudido a la vía judicial, celebrándose este jueves una nueva audiencia previa en el Juzgado de Primera Instancia número dos de Sevilla.

En la misma, según ha explicado el abogado de la familia demandante se ha planteado al magistrado la práctica de una serie de pruebas de cara a la vista oral, como el interrogatorio del propio José Benítez-Cubero Pallarés, testificales y periciales, todas ellas encaminadas a demostrar el derecho de Sofía a recibir su parte del patrimonio de la familia demandada y a fijar la cantidad que le corresponde en función de la masa hereditaria.

«La familia conocía perfectamente de la existencia de esta hija extramatrimonial» de Benítez-Cubero Cañete de Beca, quien falleció repentinamente en 1970, a los 47 años, sin haber hecho testamento.

En el juicio, según ha explicado el abogado y Sofía González Reguera, hija de la demandante, tratarán de demostrar que algunos de los bienes que Benítez-Cubero Pallarés alega haber adquiridos durante su vida y, por tanto, exentos de ser contabilizados como masa hereditaria, no son tal.

Sólo la finca de «Los Ojuelos» está valorada en unos 16 millones de euros, según la familia de Sofía

Tanto el letrado como la familia acusan al ganadero de realizar «una serie de negocios y operaciones de compra-venta simuladas para sacar esos bienes de la citada masa» con el propósito de reducirla. Entre estos bienes se encuentra la finca de «Los Ojuelos» en el término municipal de Marchena, actualmente valorada en unos 16 millones de euros.

«Son compras simuladas», ya que es «absurdo» pensar que compró una finca que iba a herederar, según Fernando Osuna.

La familia demandante es consciente de la lentitud de la Justicia, pero después de muchos años de lucha, desde que comenzara la causa de la filiación en el año 2008, confía en que el juicio se celebré pronto, con el reconocimiento del derecho de Sofía a heredar.

«El tiempo juega en contra de mi madre», ha reconocido Sofía González, que ha subrayado que cuentan con bastantes pruebas y evidencias de la «manipulación» de los bienes por parte de la familia demandada.

La hija de Sofía Benítez-Cubero, muy vinculada en su pueblo de El Coronil a la lucha jornalera, ha adelantado que de conseguir la herencia reclamada, tasada en doce millones de euros, gran parte en propiedades, la destinará al desarrollo de las tierras «marginadas» de la campiña sevillana, a revitalizar el entorno y a dar trabajo «digno» en estas tierras.