Las Huellas Fósiles de las Medusas están datadas hace 550 millones de años ABC
Arqueología

La Junta de Andalucía declara las Huellas Fósiles de Medusas en Constantina nuevo monumento natural

El yacimiento sevillano, junto a otros nueve, se suma a la lista de 49 monumentos ya reconocidos

ConstantinaActualizado:

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes la declaración de las Huellas fósiles de Constantina como nuevo monumento natural. El yacimiento está compuesto por 90 fósiles de medusas, con ejemplares que llegan a los 88 centímetros de diámetro.

Las Huellas de las Medusas, datadas hace 550 millones de años, están reconocidas como las más importantes de la época cámbrica en Europa y una de las más importantes en el mundo en su género, junto a los yacimientos localizados en China y EEUU.

Junto al yacimiento constantino, la Junta ha declarado otros nueve nuevos monumentos naturales en Andalucía, entre ellos el Tajo de Ronda (Málaga), inscrito también como área de carácter ecocultural, el nacimiento de Riofrío (Granada) y la Cueva del Agua de Tíscar (Jaén).

En estas zonas, que se inscriben en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía (Renpa), se garantiza así la conservación de los excepcionales valores ambientales que albergan.

En la decena de emplazamientos se encuentran otras dos áreas de carácter geológico, como el Peñón de Bernal y los Canales de Padules, en la provincia de Almería, que se unen así a la de las Huellas Fósiles de Medusas de Constantina.

Hay otros dos de tipo biótico, las encinas de la Peana y del Marchal del Abogado, también en Almería, y cuatro mixtos: la Cueva del Hundidero y el Monte Jabalcuza, en Málaga, la Cueva del Agua de Tíscar (Jaén) y el Nacimiento de Riofrío (Granada).

El Gobierno andaluz también ha ampliado los límites de Encina de la Dehesa de San Francisco, ubicada en Santa Olalla del Cala (Huelva) y cuya denominación será a partir de ahora Encina y Alcornoque de la Dehesa de San Francisco.

Los nuevos monumentos se suman a otros 49 ya reconocidos en Andalucía, cuya superficie total supera ahora las 1.556 hectáreas, frente a las 1.368 hectáreas protegidas anteriormente.

Los monumentos naturales, tal y como recoge la normativa en vigor, son espacios o elementos de la naturaleza constituidos básicamente por elementos de notoria singularidad, rareza o belleza que merecen ser objeto de protección especial.

Además, son las formaciones geológicas, los yacimientos paleontológicos y demás elementos de la gea que reúnan un interés especial por la peculiaridad o importancia de sus valores científicos, culturales o paisajísticos.