En el centro, con camiseta amarilla, uno de los ladrones que salió ileso del asalto
En el centro, con camiseta amarilla, uno de los ladrones que salió ileso del asalto - Rocío Ruz
Tribunales

El jurado declara no culpable al joven que mató de un disparo de escopeta a un ladrón en Utrera

La Fiscalía solicitaba la eximente completa por legítima defensa ya que el procesado vio cómo el fallecido apuntaba con una escopeta a su amigo cuando intentaba colarse en una finca

SevillaActualizado:

El jurado popular ha dictado un veredicto de no culpabilidad para el joven acusado de haber matado de un disparo de escopeta a uno de los ladrones que intentaron entrar en la finca de un amigo. El procesado estaba pasando el fin de semana junto a su pareja en la parcela donde ocurrieron los hechos, en el término municipal de Utrera, cuando descubrieron que unos desconocidos intentaban saltar la cerca que cierra la propiedad. Los ladrones estaban interesados en unas plantas de marihuana que había dentro. Todo ocurrió en la madrugada del 2 de octubre de 2016.

Este martes, cerca de las dos de la tarde, el tribunal daba a conocer su veredicto. En la sala, los familiares de José Luis F. G. no podían con la presión del momento. Tampoco entendían qué estaba leyendo el portavoz del jurado. El pronunciamiento que pone punto y final a un juicio con jurado no tiene nada que ver con la liturgia que se ven en las películas, si además se refieren a sistemas judiciales de otros países. «¿Pero por qué no dicen nada?», se lamentaba el padre del principal acusado: un chico de 25 años sin antecedentes que se enfrentaba a una posible pena de prisión de más de una década. Fue un periodista quien le dio aliento a ese padre: «Tranquilo, que el jurado lo ha declarado no culpable, que lo han absuelto». De las lágrimas pasaron a los abrazos al instante.

El jurado ha aceptado por unanimidad el argumento de la legítima defensa que esgrimió la Fiscalía y la defensa del acusado como eximente completa. El joven explicó en el juicio que había apretado el gatillo al ver que su amigo estaba tirado en el suelo y había un individuo subido a la tapia, apuntándole con una escopeta. Se enfrentaba a una petición de pena de doce años y medio por homicidio que le pedía el abogado de la familia de la víctima. El uso del arma estuvo justificado para el tribunal: «Se debió a que había personas intentando entrar en la vivienda, había un peligro inminente y no tenía otro medio a su disposición», detalla el objeto del veredicto.

El tribunal ha declarado culpables de intento de robo a los dos asaltantes que salieron ilesos y al dueño de la finca porque tenía una escopeta modificada sin permiso

No queda acreditado, según la mayoría del jurado, que José Luis F. G. supiera que el arma que había usado estaba modificada para que fuera más letal.

El jurado también ha dictado un veredicto de culpabilidad por unanimidad para los dos ladrones que salieron ilesos del asalto frustrado y que llevaron a la víctima al hospital. Ambos admitieron en el juicio que acudieron al campo a robar aceitunas pero cambieron de planes al notar el fuerte olor a marihuana que salía de la finca donde cayó abatido uno de ellos. La Fiscalía les pide tres años y medio de cárcel por un delito de robo con violenca en grado de tentativa.

Suspensión de la pena

El tribunal ha informado de manera contraria a que se les aplique una suspensión de la ejecución de la pena o cualquier tipo de indulto, atendiendo a que ambos condenados -Francisco Javier S.C. y Antonio F. L.- ya tenían antecedentes por robo cuando trataron de asaltar, armados con una escopeta, la finca. En el juicio admitieron la tentativa, pero negaron la existencia del arma. La Guardia Civil encontró vestigios de esa escopeta en el jardín de la parcela.

En el banquillo de los acusados se ha sentado también el dueño de la parcela, amigo del principal procesado, a quien la Fiscalía le reclamaba un año y medio de cárcel por tenencia ilícita de armas. La escopeta que utilizó su amigo era de su propiedad. Se trata de un arma modificada que adquirió sin tener permiso. El jurado considera probado el delito de tenencia ilícita de armas y lo declara culpable. El jurado, además, informa a favor de que le concedan el indulto y la suspensión de la ejecución de la pena. En los mismos términos se ha mostrado la Fiscalía, que pide un año y medio de prisión. El abogado de la víctima mortal eleva esa petición al año y nueve meses.