Las parcelas de las marismas de Lebrija han acogido por quinto año consecutivo Expo Algodón
Las parcelas de las marismas de Lebrija han acogido por quinto año consecutivo Expo Algodón - Alejandro Hernández
Lebrija

Más de mil agricultores comprueban «in situ» los avances del algodón en Lebrija

Las principales empresas del sector muestran a agricultores y técnicos agrícolas el resultado de sus investigaciones

Actualizado:

Rodeados de parcelas sembradas de algodón, en el sector B-XII del Bajo Guadalquivir, más de mil agricultores y técnicos agrícolas se dieron cita ayer con las nueve empresas más importantes del sector algodonero en la V Jornada de Campo Expo Algodón, que se ha desarrollado por quinto año consecutivo en explotaciones de las marismas de Lebrija y que ha contado con la colaboración del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía Occidental, la Red de Alerta e Información Sanitaria de la Junta de Andalucía y Sigfito, el sistema de recogida de envases agrarios.

Los agricultores y profesionales llegados de las comarcas algodoneras de Sevilla, Córdoba y Jaén pudieron constatar los avances, novedades, innovaciones, variedades y ensayos, así como el resultado de sus productos, que presentaron las nueve empresas en materia de fitosanitarios, fertilizantes, semillas, abonos, herbicidas y maquinaria. La jornada de campo se ha centrado en las nuevas variedades de semillas más óptimas para la zona, insecticidas y abonos, herbicidas, fungicidas, fertilizantes, defoliantes, productos nutricionales y bioestimulantes, productos para controlar el crecimiento vegetativo y aumentar el número de cápsulas, y llenado y calidad de fibra, «productos todos ellos de alta eficacia y sostenibilidad, con residuos cero y respetuosos con el medio ambiente», según aseguran los organizadores.

«Para nosotros es muy importante la investigación y el desarrollo en todos los productos vivos pero también en todas las materias activas como son los productos fitosanitarios y las semillas», comentó a pie de campo Olivier Crassous, gerente de Guadalsem, productora y comercializadora de semillas que tiene una planta en Los Palacios y que lleva a gala su lema «Sembrando confianza».

Crassous advierte que la etapa de investigación «es muy larga, necesita mucho tiempo y mucha inversión, por lo que es complicado tener productos adaptados a cada geografía y entorno», ya que, indica el gerente, «cada zona tiene sus enfermedades y particularidades, como ocurre en el caso de las marismas de Lebrija donde la tierra es bastante salada, aquí es importante tener productos muy adaptados y preparados para obtener producciones óptimas». Las características particulares de cada zona algodonera, puntualiza el gerente de Guadalsem, «hacen que se tenga que trabajar mucho, investigar mucho y probar muchos productos para conseguir variedades registradas que consigan presencia en el mercado».

A pesar de las dificultades, Olivier Crassous no imagina «una Andalucía sin algodón, ni un algodón sin regadío» a ser posible altamente tecnificado como del que disponen las explotaciones del sector B-XII del Bajo Guadalquivir.

Retraso en el crecimiento de la planta

Además de recibir información sobre nuevos productos y visitar sus ensayos, los agricultores confirmaron lo que ya evidencian en sus explotaciones: que el crecimiento vegetativo de la planta lleva cerca de un mes de retraso respecto a lo habitual en campañas anteriores, lo que posiblemente provoque una demora en el inicio de la recolección. Los temporales del pasado mes de marzo tuvieron como consecuencia que la siembra se llevase a cabo alrededor de la segunda quincena de abril cuando lo normal es hacerlo en los primeros 15 días de ese mes. A este retraso en la siembra se han sumado las bajas temperaturas registradas en verano, lo que ha provocado un crecimiento excesivamente lento de la planta. De todas formas, los algodoneros se muestran esperanzados en que las altas temperaturas que se están registrando en septiembre subsanen en cierta medida el retraso acumulado.

La superficie de algodón cultivada en España es de unas 63.000 hectáreas, de las que casi la totalidad se encuentran en Andalucía, siendo líder Sevilla con 40.000 hectáreas y concretamente el Bajo Guadalquivir (Lebrija, Utrera y Los Palacios). El algodón andaluz se desarrolla en producción integrada caracterizándose por el respeto al medio ambiente y una especial calidad y sostenibilidad. El sector andaluz del algodón se caracteriza por una buena organización, unidad y tecnificación.