Mariano Ganfornina, a la izquierda, junto con miembros de la plataforma ante la puerta del Perdón de la parroquia de la Oliva
Mariano Ganfornina, a la izquierda, junto con miembros de la plataforma ante la puerta del Perdón de la parroquia de la Oliva - Alejandro Hernández
Lebrija

Medio milenio de la historia de Lebrija al alcance de todos

Campaña de micromecenazgo para financiar el proyecto de digitalización del archivo parroquial de la Oliva

Lebrija Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El tiempo pone a cada uno en su lugar y la historia da un sentido radicalmente distinto a muchas de las decisiones tomadas siglos atrás. El desarrollo del Renacimiento en el siglo XVI no solo trajo a Europa el Humanismo sino también la reforma protestante y la contrarreforma católica con la idea de que un pastor, un sacerdote, debía conocer a todas sus ovejas. Esta idea llevó a la Iglesia en España a recoger en documentos guardados en las parroquias la relación de personas bautizadas, los matrimonios, las defunciones e incluso el listado de familias con nombres y apellidos, edad de cada uno de sus componentes y domicilios documentados en los padrones parroquiales.

Medio milenio después, los documentos que reflejan lo que fue un sistema de control doctrinal, económico y social se han convertido en un patrimonio excepcional para estudiar la historia cotidiana de las poblaciones, la historia popular, lejos de la de reyes y grandes batallas.

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Oliva, templo mayor de Lebrija, cuenta con un archivo históricoininterrumpido e íntegro desde finales del siglo XV hasta la actualidad donde se incluyen los libros de fábrica, que recogen la información minuciosa sobre las economías de las parroquias, los libros sacramentales (bautizos, matrimonios y defunciones) y los padrones parroquiales.

Estos libros sacramentales y los cuadernos de padrones son el objeto del «Proyecto para la digitalización y conservación del archivo parroquial de Nuestra Señora de la Oliva de Lebrija» que respalda una plataforma ciudadana promovida por Mariano Ganfornina. «Queremos ayudar a que se preserve y al mismo tiempo conseguir que los datos se puedan consultar», ha explicado el promotor durante la presentación del proyecto en la Casa de la Juventud de Lebrija. Además de realizar la copia digital de los libros sacramentales, el proyecto tiene como objeto conservar la integridad física de los libros y dar a conocer a los investigadores y al público en general el gran valor patrimonial del archivo.

Para llevar a cabo la digitalización, la plataforma ha iniciado una campaña de micromecenazgo en la web lanzanos.com que busca recaudar 10.000 euros para costear los trabajos. Esta microfinanciación colectiva se basa en un sistema de recompensa en función de lo aportado (entre 5 y 200 euros) y no hace efectiva la donación hasta que no se consiga el objetivo del proyecto. Ganfornina aclara a ABC de Sevilla que «ya hemos pasado la primera fase de descripción y catalogación, trabajo previo a la digitalización, y ahora entremos en la fase de financiación».

La plataforma lleva trabajando en el proyecto desde 2010, contando con la colaboración de distintos párrocos y con la autorización del Arzobispado de Sevilla, pero la idea comenzó unos años antes, indica el promotor: «Todo empezó siendo una investigación particular de mi apellido, pero cuando me di cuenta de la importancia del archivo busqué un equipo para su estudio».

El proceso de digitalización lo va a llevar a cabo una empresa local a la mayor resolución posible sobre un total de 55.450 imágenes recogidas de los libros de bautismo de los años 1509 a 1901, los de matrimonio de 1549 a 1910, los de defunción de 1629 a 1901 y los padrones parroquiales de 1739 a 1898.

Ininterrumpido y de los mejores

«Es un archivo que no ha sufrido ninguna incidencia ni en la Guerra Civil ni en la de la Independencia, por lo que está completo, siendo uno de los pocos ininterrumpido desde 1509», asegura Mariano Ganfornina. Una afirmación que respalda el catedrático emérito de Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universidad de Sevilla, Manuel Romero, quien durante la presentación del proyecto subrayó que «es uno de los mejores archivos parroquiales de la Archidiócesis de Sevilla».

En la conferencia «Crónica vital de una parroquia», el catedrático destacó que gracias a los libros sacramentales se puede saber el índice de natalidad, el crecimiento de la población o los árboles genealógicos de las familias, apoyando de esta forma la idea recogida en el proyecto que dice que «este patrimonio documental es un elemento muy apreciado en el mundo de la investigación histórica, genealógica, demográfica, social y cultural».