Interior de la finca La Lapa donde se produjo el desgraciado accidente este sábado por la mañana - EFE
Sucesos

El niño muerto en una montería será enterrado este domingo en el cementerio de Écija

El Ayuntamiento agiliza los trámites del sepelio y ofrece ayuda psicológica a la familia del menor, «que está devastada»

SevillaActualizado:

El pequeño de cuatro años que murió este sábado al alcanzarle un disparo durante una montería será enterrado este domingo, a las seis de la tarde, en el cementerio municipal de Écija. Así lo ha confirmado a ABC el delegado de Presidencia y Seguridad del Consistorio astigitano, José Antonio Rodríguez. El cuerpo del niño ha sido trasladado del Instituto de Medicina Legal, donde se le ha practicado la autopsia, al tanatorio que hay justo enfrente del camposanto. Allí se oficiará un responso antes de recibir sepultura.

El Consistorio se ha encargado de agilizar todos los trámites del sepelio y ha ordenado abrir el camposanto, que cierra los domingos por la tarde, para descargar a los padres de la víctima de esas gestiones. «Están destrozados. Es terrible el dolor que están pasando y sólo nos queda apoyarlos y ayudarlos». Además, el Gobierno local les ha hecho llegar el ofrecimiento de atención psicológica porque les constan que están «en estado de shock».

Como viene informando ABC, el padre del niño es voluntario de Protección Civil y además trabaja en una empresa de seguridad que le ha hecho algún trabajo al Ayuntamiento. Por eso, la noticia de la muerte del niño se conoció pronto en el Consistorio. «Sobre la una de la tarde nos enteramos de lo que había ocurrido», explica Rodríguez.

La víctima estaba de espectador con el abuelo

El juzgado de guardia de Sevilla decretó de inmediato el secreto de sumario y apenas han trascendido datos sobre la investigación que lleva a cabo el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil. Sí se sabe que la única hipótesis que se baraja es el accidente y que el disparo que alcanzó al pequeño lo tiró un cazador italiano que participaba este sábado en una montería de jabalíes que habían organizado en la finca La Lapa, en el término municipal de Guillena.

Según han podido saber en el Ayuntamiento, a través del entorno de la familia de la víctima, el niño se encontraba «en su sillita», con el abuelo y de espectadores. Es decir, se descartaría que el niño estaba junto a su padre, que es aficionado a la caza, en algunos de los puestos desde donde se abatían los jabalíes. La investigación tiene que aclarar por qué le alcanzó el disparo que tiró uno de los cazadores que participaban en el evento de ayer y que había pagado 350 euros por cazar una presa mayor.

Hace casi dos años, en marzo de 2017, Écija quedaba también en shock por la muerte de otro de sus vecinos más jóvenes, un niño de 3 años que moría atropellado en el casco urbano. La víctima regresaba de la guardería con su abuela y en un momento dado se soltó de la mano e invadió la carretera. Un terrible suceso que se revive en estas últimas horas. «Desgraciadamente estamos sufriendo lo mismo que en 2017 porque cuando muere un niño pequeño, el dolor es inmenso».