Los Palacios y Villafranca

El niño palaciego Raúl Parejo vuelve a cautivar al jurado de «Prodigios» y pasa a la gran final

Ainhoa Arteta le eligió «por su canto puro y por su lealtad al repertorio» a la hora de interpretar el “Ave María” de Bach y Gounod

Actualizado:

El palaciego Raúl Parejo Gómez volvió a enamorar este sábado al jurado de «Prodigios» y consiguió el acceso a la final de este talent show de Televisión Española. El programa, grabado en el Auditorio Miguel Delibes de Valladolid y que cuenta con Ainhoa Arteta, Nacho Duato y Andrés Salado como jurado, muestra el talento de niños con edades comprendidas entre 7 y 16 años en las disciplinas de canto, danza clásica e instrumento.

[ Aquí puedes ver el vídeo de la actuación de Raúl Parejo]

El joven, de apenas trece años, interpretó «Ave María», una versión que mezcla textos y melodías de Johann Sebastian Bach y Charles Gounod y que Raúl domina a la perfección, ya que lo canta frecuentemente con la Escolanía de Los Palacios y Villafranca. Una agrupación a la que pertenece desde hace varios años y con la que ha brillado en numerosas ocasiones en el Maestranza de Sevilla, entre otros prestigiosos teatros, de la mano de los directores Enrique Cabello y Juan Manuel Bustos.

De este modo, Raúl cautivó una vez más a los tres miembros del jurado, quienes se deshicieron en elogios hacia la exquisita voz y el talento del palaciego. «Me ha gustado muchísimo que no fuerces cuando vas hacia abajo, porque es una tentación que tenemos todos; también me ha encantado que hayas sido fiel a tu instrumento, este detalle te va a llevar muy lejos, porque a la voz hay que escucharla y nunca obligarla», explicaba Ainhoa Arteta, la encargada de valorar en la categoría de canto.

Asimismo, Andrés Salado comentaba acerca de la actuación de Raúl que «cuando uno canta sin vibrato, con una voz tan limpia, tan blanca, es cuanto más se pueden ver las miserias en la voz, y en tu caso la afinación es perfecta». El mismo jurado añadía que «cuando cambias de octava nunca cambias la línea, y eso es de gran artista. Tienes todas las características de un niño y todas las características de un niño adulto».

Raúl, junto a las otras dos semifinalistas
Raúl, junto a las otras dos semifinalistas - F.R.M.

Por su parte, el bailarín Nacho Duato alabó otros detalles: «Se notaba que estabas nervioso, pero en cuanto ha arrancado la orquesta es como si empezaras a volar, se te ve muy feliz cantando y además te colocas perfectamente».

En la misma línea se mostró Boris Izaguirre, conductor del programa: «No me emocionaba tanto con el Ave María desde el 2000 con David Bisbal», comenzó bromeando el presentador del programa, Boris Izaguirre. «Tienes un aplomo fantástico todo el tiempo, nos emocionas muchísimo, nos has transportado al cielo».

El sueño de ser cantante de ópera

Tras su gran interpretación, Raúl confesó que desde que se apuntó a la Escolanía de Los Palacios su sueño es «ser cantante de ópera» y que le gustaría «actuar en la cúpula del teatro de La Opera en París». «Sería un orgullo y una felicidad inmensa poder seguir cantando en el futuro», concluyó.

Una soberbia actuación que le sirvió para ser elegido por Ainhoa Arteta para acceder a la gran final «por su canto puro y por su lealtad al repertorio». Cabe recordar que el ganador de este novedoso concurso obtendrá un premio en metálico de 20.000 euros y una beca para un curso de perfeccionamiento intensivo en el centro de alto rendimiento de la Universidad Alfonso X El Sabio (Madrid).