El alcalde de La Campana, Manuel F. Oviedo, lee un comunicado a los padres de los alumnos del B. Barco
El alcalde de La Campana, Manuel F. Oviedo, lee un comunicado a los padres de los alumnos del B. Barco - F.R.M.
EDUCACIÓN

Los niños de La Campana se quedan sin empezar el nuevo curso por segundo día consecutivo

El centro educativo Bernardo Barco arrastra «alarmantes grietas que pondrían en peligro a los alumnos»

Actualizado:

Los alumnos del colegio público Bernardo Barco de La Campana tampoco han asistido este miércoles a clase. Se trata de una medida de protesta por la falta de actuaciones ante las «alarmantes grietas» que desde hace años sufre el edificio del referido centro escolar.

El alcalde de La Campana, Manuel Fernández Oviedo, se mostraba esta mañana firme en sus intenciones: «Hoy, al igual que ayer martes, la unión de nuestro pueblo ha paralizado el comienzo del curso escolar por el mal estado de las instalaciones educativas, y podemos confirmar que ninguno de los más de 500 niños de nuestro colegio ha asistido a clase».

De igual modo, citaba, de la mano de la AMPA del centro, a los vecinos del municipio sevillano: «Mañana nos vemos a las 9 de la mañana en la puerta del colegio para ver cómo continuamos defendiendo una educación digna para nuestros hijos», edificio al que «en principio» tampoco entrarán los escolares a menos que la Consejería de Educación de una respuesta satisfactoria a las reivindicaciones.

Familiares a las puertas del CEIP Bernardo Barco por segundo día consecutivo
Familiares a las puertas del CEIP Bernardo Barco por segundo día consecutivo - F.R.M.

Por su parte, Ana María Ruiz, presidenta de la AMPA del Bernardo Barco, ha explicado a Europa Press que las llamativas y «alarmantes» grietas que sufre el edificio del colegio fueron detectadas hace ahora precisamente cuatro años, momento desde el cual la comunidad educativa ha cursado «infinidad de escritos» a la Consejería de Educación solicitando actuaciones al respecto.

La representante de los padres de alumnos del centro campanero ha explicado que «a lo largo de los años las grietas han aumentado de tamaño» y, aunque según un arquitecto no habría «peligro» estructural para el edificio, la inquietud cunde entre las familias de los alumnos que, tras no pocas gestiones ante la administración educativa, denuncian el supuesto incumplimiento de las «promesas» relativas al arreglo del centro.

«No han hecho nada», ha aseverado Ana María, mencionando algunas de las citadas «promesas» incumplidas por la Consejería de Educación e insistiendo en lo «alarmante» de las grietas. En cualquier caso, el colegio ha cumplido ya tres días sin que los alumnos entren a las aulas.