La Jefatura de la Policía Local de Marchena
La Jefatura de la Policía Local de Marchena - C. G.
Sucesos

Oleada de robos en comercios, viviendas y vehículos en la Campiña sevillana durante este verano

Marchena, Arahal y ëcija han sido los principales municipios donde se han cometido diferentes fechorías en los meses de julio y agosto

C. González
MarchenaActualizado:

Los principales pueblos de la Campiña sevillana se han visto sacudidos en lo que va de verano por una oleada de robos que pone en jaque a la Policía Local y Guardia Civil de la zona. La mayoría de los delitos cometidos son robos en comercios, vehículos e, incluso, en viviendas, pero su incidencia se ve magnificada por la proyección en redes sociales.

La falta de efectivos y la impunidad judicial para el castigo de este tipo de delito menor, provoca que los vecinos de las localidades tengan la sensación de estar desprotegidos.

Marchena ha sido uno de los pueblos en los que más robos se han registrado en el último mes. Según informa el jefe de la Policía Local, José Manuel Durán, desde el 27 de julio ha habido un repunte de robos, pero lo que más ha preocupado en este veterano, es el asalto a una vivienda de la calle Picadero, el 9 de agosto, en el que resultó herida, con siete costillas rotas, una mujer de 70 años.

En este caso, gracias al aviso del hijo que estaba en el piso de la vivienda, los agentes lograron detener al menos a uno de los asaltantes, un vecino de Málaga, con un amplio historial de robos con violencia, al que se le incautó un arma taser (pistola eléctrica) con una alta potencia de descarga. El juez decretó su ingreso en prisión. El otro asaltante consiguió escapar.

Aunque éste ha sido el incidente más grave, desde entonces ha habido robos casi a diario. En otras viviendas, situadas en la calle Calderón Oviedo (10 de agosto) Álvarez Quintero, Virgen de Guadalupe y en una cochera (17 de agosto). Además, entraron el 12 de agosto en el bar Cepo, ubicado en barriada Senda Ancha, y, el 19 de agosto, en la Plaza de Abastos y en un establecimiento ubicado en el centro comercial del Cine Planelles.

José Manuel Durán dice que por el «modus operandi» se sabe quién ha sido el autor de los robos a los establecimientos «han abierto con un gato la reja y ha entrado por un hueco muy pequeño». Estos robos se atribuyen a delincuentes locales que buscan su dosis diaria. «No tienen nada que hacer en todo el día y dan vueltas por la calle para localizar el próximo golpe». Lo cierto es que este tipo de delincuencia menor no tiene días de fiesta.

Pero, además, las plantillas de las policías locales están bajo mínimos, ninguna cumple con la ratio que indica la Ley. A eso hay que unirle el elevado trabajo administrativo como notificaciones judiciales -es el caso de Arahal-, o para custodia de detenidos. En Marchena, al ser centro de partido judicial, rara es la semana que no pasan varios detenidos por el depósito carcelario.

En Arahal, las principales incidencias del verano se han centrado en el robo de vehículos, en menos de un mes se han registrado tres. Según el jefe de la Policía Local de Arahal, José Antonio Humanes, los ladrones «buscan un nuevo coche para seguir cometiendo delitos y dejan cerca el que han utilizado».

En esta localidad, también robaron en una vivienda, pero el mayor número de robos ha sido en el campo y dentro de vehículos. «Se llevan todo lo que puedan vender para chatarra». También en este pueblo, están localizados los sospechosos de cometer estos delitos. Sólo en la última semana se han llevado a cabo dos detenciones, una por violencia de género y otra por quebrantamiento de orden de alejamiento.

En Écija, la Policía Nacional ha detenido a los dos autores de cuatro robos con fuerza cometidos en un polígono de la localidad. Los agentes los sorprendieron cuando intentaban acceder por segunda vez a una nave y, después de una persecución, consiguieron darle alcance.