no hay afectados

Santiponce trabaja para eliminar un foco de legionella en el pabellón deportivo

Sanidad no considera necesario el cierre total de la instalación, si bien se han clausurado los aseos y vestuarios por precaución

sevilla Actualizado:

El Ayuntamiento de Santiponce (Sevilla), gobernado por José Carbonell (IU), ha contratado los servicios de una empresa especializada en tratamientos de desinfección para erradicar un foco de legionella detectado en el circuito interno de distribución de agua del pabellón deportivo municipal, cuyos aseos y vestuarios han sido clausurados temporalmente por precaución, si bien ninguna persona ha resultado afectada por esta anomalía.

Según ha explicado a Europa Press el alcalde de Santiponce, José Carbonell, el foco fue detectado en el transcurso de una inspección rutinaria de Sanidad llevada a cabo a principios del pasado mes de mayo, y, tras tener conocimiento del mismo, el Consistorio procedió a comunicarlo al distrito sanitario correspondiente, que activó el "plan de choque" propio de estas situaciones.

No obstante, al estar localizado el foco y afectar únicamente al circuito de agua del recinto, Sanidad no obligó a cerrar la totalidad del pabellón, cuyas instalaciones deportivas, de este modo, permanecen abiertas, de forma que sólo han sido clausurados, por precaución y mientras se aplica el tratamiento de desinfección, los aseos y los vestuarios, para evitar el uso de agua en esas dependencias.

Fuentes de la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía en Sevilla han confirmado a Europa Press este extremo, y han corroborado que la detección del foco se produjo en el marco de las inspecciones que de forma periódica realizan inspectores sanitarios en los sistemas de refrigeración de instalaciones como esa. En esta línea, Carbonell ha querido destacar que el foco de legionella no ha provocado ningún daño personal, y, de hecho, no ha sido detectado a partir de algún contagio, de modo que el cierre total de las instalaciones deportivas no era "recomendable", ya que, según ha explicado, podía generar una "alarma" entre la población del municipio que habría sido "injustificada e innecesaria".

Así las cosas, la duración prevista del tratamiento de desinfección puesto en marcha es de dos meses desde su inicio, tiempo durante el cual, además y de forma paralela, el Ayuntamiento va a aprovechar para acometer una serie de reformas en el circuito de distribución del agua para reparar elementos que se encuentran "en mal estado", según ha apuntado el alcalde.