Periodistas y curiosos se acercaron hasta el mediodía de ayer a la zona donde se halló el cadáver - EFE

SevillaConsternación entre los vecinos por el hallazgo del cadáver de la anciana desaparecida en Carmona

Todos los vecinos coinciden en señalar a la familia como «normal y tranquila» y destacan la pena en el desenlace del suceso

Carmona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carmona amaneció este pasado miércoles inmersa en los avatares del suceso que la ha tenido en vilo durante casi dos semanas: la extraña desaparición de Mercedes Márquez. Ya durante la noche del martes saltaba a los medios la noticia de la aparición de un cadáver en una zona cercana a donde buscaba la Guardia Civil.

Y con estas amaneció ayer la población carmonense. Aunque a primera hora todavía no se estaba en condiciones de afirmar que el cuerpo sin vida perteneciese a la anciana de 84 años de la que no se tenían desde el 28 de septiembre, todas las conversaciones giraban en torno al triste suceso, en la cola del banco, en el bar, por la calle, siempre la misma conversación. Así nos confirma una señora de unos 50 años en la Plaza de San Fernando: «Así nos hemos despertado, con esta noticia y ojalá el cuerpo no sea de esta señora, pero por desgracia parece ser que sí».

Mientras tomamos declaraciones, a muy pocos metros de la plaza, en la puerta del Ayuntamiento de la localidad comienzan a acumularse compañeros de todos los medios de comunicación con la esperanza de recabar información.

El propio alcalde Juan Ávila ofreció declaraciones al filo del mediodía en las que aseguraba que «la hipótesis que ha barajado la Guardia Civil desde el primer momento se está certificando día tras día y sobre todo ahora con la aparición del cuerpo». Ávila explicó que «el camino que ella se supone que tomó de forma equivocada es la prolongación de donde vive su hermana, lo que ratifica que los comentarios e informaciones de algunos ciudadanos de haberla visto por la Ronda Norte, que es un travesía de la ciudad, coinciden plenamente con el itinerario que ella ha tomado».

El alcalde, Juan Ávila, atendió a los medios de comunicación
El alcalde, Juan Ávila, atendió a los medios de comunicación - A.G.

En el lugar donde apareció el cadáver, a un kilómetro y medio de la localidad en dirección a Lora del Río, también se acumulaban personas. Hasta pasado el mediodía la Guardia Civil mantuvo acordonada la zona y tras esa barrera preventiva se acumulaban compañeros de medios de comunicación y vecinos y curiosos, que observaban las labores de los agentes en la escena. Al pedir testimonio a algunos de ellos, también coinciden, «es una pena que haya acabado así».

También les preguntamos que cómo creen que llegó esta mujer tan mayor hasta aquí y coinciden con las versiones oficiales: «parece ser que se despistó, una hermana vivía cerca y se perdería la mujer».

Una familia normal

El bullicio del centro y las otras localizaciones pertenecientes a este caso contrasta con el barrio donde vivía la mujer. En la calle Cibeles, colindante al domicilio de Mercedes, José, un varón de 44 años nos explica que «no conocía a la familia personalmente, pero sí que sabía quiénes eran. Una familia normal que hacía su vida, nunca han dado motivos para hablar de ellos, ni se le conoce ningún escándalo ni nada». Al preguntarle por la posible causa de la desaparición, José explica que «yo no lo sé, la gente habla mucho, pero eso lo tendrá que decir la Guardia Civil»

En el núcleo residencial donde residían Mercedes y su hijo Juan Antonio los conocen bien, pero no quieren hablar «por respeto a la familia». Sí nos dicen que «era una mujer muy buena y amable» y no se explican «cómo se pudo perder de esa forma, es una pena muy grande».

Al borde de la tarde, mientras hablamos con ellos se espera los resultados de la autopsia y les preguntamos qué creen que ocurrirá, pero responden de forma concluyente: «lo que queremos es que se den los resultados de la autopsia y que esta familia pueda enterrar el cuerpo, que descanse ella y que puedan descansar ellos también porque esto ha sido muy duro».