Mariano Ganfornina (izda.), con miembros de la plataforma
Mariano Ganfornina (izda.), con miembros de la plataforma - Alejandro Hernández
Lebrija

El soldado más joven de los últimos de Filipinas era lebrijano

La plataforma para la digitalización del archivo de la parroquia de la Oliva localiza la partida de bautismo del soldado Miguel Pérez Leal

LebrijaActualizado:

La historia no siempre la escriben los líderes. En muchas ocasiones, la recuperación de los documentos más humildes coloca en la historia conocida y contada por los poderosos a los protagonistas anónimos y olvidados, a los que de verdad sufrieron en sus propias carnes los acontecimientos. El descubrimiento por parte de la Plataforma para la Digitalización y Conservación del Archivo Parroquial de Nuestra Señora de La Oliva de Lebrija de la partida de bautismo de Miguel Pérez Leal confirma la participación de este soldado lebrijano en la tragedia conocida como los últimos de Filipinas.

Pérez formó parte del grupo de 50 efectivos del Segundo de Cazadores que sustituyó a principios de 1898 a los 400 hombres del destacamento de Baler, una población filipina de la isla de Luzón, y que se atrincheró en la iglesia de la localidad resistiendo durante 337 días, entre 1 de julio de 1898 y el 2 de junio de 1899, un duro asedio por parte de los insurrectos filipinos. Desde diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como los últimos de Filipinas.

La búsqueda de la partida de nacimiento de Miguel Pérez Leal se inició a petición del alcalde de Lebrija, José Benito Barroso, según aseguran desde el Ayuntamiento que señala que «a pesar de que siempre se afirmó que hubo un lebrijano entre los últimos de Filipinas, no existía constancia documental que así lo atestiguara». Con la investigación realizada se ha podido comprobar por la documentación existente en los archivos de la parroquia de la Oliva «que su origen era efectivamente lebrijano y que su ascendencia era íntegramente lebrijana». A tenor de lo descubierto, Miguel Pérez Leal nació el 7 de julio de 1880, fecha que no coincide con la inicialmente planteada de 1874, por lo que, casi con toda seguridad, era el soldado más joven de su destacamento. Se estima que en la fecha del encierro en la iglesia de Baler, en 1899, tenía diecinueve años.

Archivo histórico de la parroquia de la Oliva
Archivo histórico de la parroquia de la Oliva

La Plataforma para la Digitalización y Conservación del Archivo Parroquial de la Oliva lleva ya diez años trabajando en la digitalización de este importante fondo documental. El hallazgo de la partida de nacimiento de «nuestro último de Filipinas», subraya el consistorio, «es una muestra más del enorme potencial de este archivo para el conocimiento científico de nuestra historia» destacando que «la tarea desarrollada por la plataforma es necesaria para la óptima conservación de los documentos originales, por un lado, y para facilitar el acceso a la documentación, por otro».

La digitalización de los libros sacramentales y cuadernos de padrones ha alcanzado ya un 40 por ciento del total de documentos. Queda pendiente acometer el trabajo sobre el resto de documentación del archivo, lo que pasaría por digitalizar los libros de matrimonios, defunciones y cuadernos de padrones parroquiales. Este archivo histórico del templo mayor de Lebrija es ininterrumpido e íntegro desde finales del siglo XVhasta la actualidad. «Es un archivo que no ha sufrido ninguna incidencia ni en la Guerra Civil ni en la de la Independencia, por lo que está completo, siendo uno de los pocos ininterrumpido desde 1509», asegura Mariano Ganfornina, el promotor de la plataforma. Una afirmación que respalda el catedrático emérito de Ciencias y Técnicas Historiográficas de la Universidad de Sevilla, Manuel Romero, que apunta que «es uno de los mejores archivos parroquiales de la Archidiócesis de Sevilla».