El Ayuntamiento de Alcalá cobra tasas por cambiar un bidé o una persiana
Pintar una casa de 80 metros cuadrados en Alcalá de Guadaíra cuesta 266 euros en tasas - abc
alcalá de guadaíra

El Ayuntamiento de Alcalá cobra tasas por cambiar un bidé o una persiana

Para el municipio socialista, pintar una casa por dentro es una obra menor. Un piso de unos 80 metros cuadrados cuesta 226 euros de tributos

sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Para el consistorio de Alcalá de Guadaíra, siempre en manos del PSOE, son consideradas obras menores y por tanto actos sujetos a licencia y correspondiente tasa, desde pintar tu casa por dentro hasta cambiar una persiana sin modificar el hueco que ocupa. La relación completa se puede ver en la web del Ayuntamiento alcalareño.

Este redactor calculó lo que cuesta al bolsillo del contribuyente alcalareño pintar el interior de un piso de 80 metros cuadrados. El Ayuntamiento fija unos módulos de coste -en este caso diez euros el metro cuadrado-, y tras medir la superficie a pintar, se aplican unos coeficientes. Para una altura de tres metros, cuatro piezas más un cuarto de baño y cocina salen unos 400 metros cuadrados, a diez euros, cuatro mil de PEM o Presupuesto de Ejecución Material, que es el termino que emplea el Consistorio alcalareño. Lo mismo da que llame a un profesional o que lo haga usted mismo, porque en ambos casos tendrá que pagar las correspondientes tasas. Sobre ese precio se multiplica por el 1,2797%, que es el coeficiente del coste real y efectivo. Con el resultado se corrige de nuevo multiplicando con otro nuevo coeficiente 1,30441 %. En total 66 euros. A eso hay que añadir el 4 por ciento del PEM, 16o, lo que hace un total de 226 euros.

Mínimo de 50 euros

Además, independientemente del tamaño de las obras «menores», siempre hay un mínimo a pagar, 50 euros. Por ejemplo, si usted va a cambiar la taza del váter y el bidé, que el Ayuntamiento especifica que esos módulos cuestan cada uno 120 euros, le saldría apenas cuatro euros, pero tendría que pagar el mínimo establecido. Cosa bien distinta es el número de vecinos que declaren estas obras, dada la privacidad del domicilio, la rapidez de las mismas y la situación económica por la que atravesamos. Lo que es innegable es que tendrán un efecto político desfavorable, por un desmedido y en algunas situaciones ridículo efecto recaudatorio.

Cabe recordar que la deuda viva del Ayuntamiento de Alcalá -la que debe a entidades financieras, no están incluidos ni proveedores ni acreedores-, fue en 2010, último año conocido (obligó Hacienda a hacerlas públicas), de 63.764.000 de euros, casi once mil millones de pesetas. A cada habitante le tocaría pagar 931,51 euros, muy por encima de la media de Sevilla capital y de su provincia.