Moisés fue atacado el domingo por un perro de raza peligrosa
Moisés fue atacado el domingo por un perro de raza peligrosa - C. G.
ARAHAL

Dos vecinos de Arahal son atacados en menos de un mes por dos perros peligrosos

La primera persona sufrió heridas en el labio y la mejilla por parte de un pitbull y la segunda, en las dos manos por un american stanford

ARAHALActualizado:

«Desde que me atacó el perro, voy por la calle mirando si viene alguno». Auténtico miedo es lo que siente F. R. C., vecino de Arahal de 59 años, que fue salvajamente atacado hace 20 días por un pitbull cuando daba un paseo por el campo. El resultado del ataque han sido 20 puntos de sutura en el labio inferior y dos en la mejilla.

A última hora del domingo, otro perro —este de la raza american stanford— destrozó las manos a otro vecino de Arahal, Moisés G.R., de 44 años, quien salió sobre las once de la noche a pasear a su perro, un labrador negro.

Según cuenta, Moisés iba tranquilamente por la calle Cruz de la Cava cuando vio venir al perro con dos jóvenes. En un momento, el animal se soltó de la mano del propietario y se abalanzó para morder al perro de Moisés. Hizo todo lo posible por quitárselo de encima porque «le estaba haciendo mucho daño», momento en el que le mordió ambas manos.

«Cuando por fin conseguimos entre el propietario y yo quitarlo de encima, se fueron corriendo y me dejaron con las manos heridas». Fue su mujer la que lo montó en el coche para llevarlo al centro de salud de la localidad desde donde lo derivaron al hospital de Valme.

Ayer, Moisés interpuso la denuncia en la jefatura de la Policía Local de Arahal, que ha abierto diligencias por un delito de lesiones y pondrá el caso a disposición judicial. Es probable que, en función a los hechos, el juez encargado también tenga en cuenta que los dos jóvenes del perro atacante se dieron a la fuga, por lo que han podido cometer un presunto delito de omisión del deber de socorro.

Los agentes informaron a ABC de que se ha intensificado la vigilancia y control de este tipo de perros. Ayer mismo abrieron diligencias contra el propietario de un perro considerado peligroso que iba sin bozal por la barriada La Paz y, además, no tenía documentación alguna. La multa podría alcanzar los 3.000 euros.

Hace 20 días, otro vecino paseaba con un amigo por un camino cerca del cortijo de La Mata y vio venir a un pitbull corriendo desde una parcela. En este caso, no salió huyendo, sino que se preparó para esquivarlo.

«Si sólo me hubiera querido morder, me coge la pierna, pero dio un salto directo para morderme en el cuello, parecía un león», cuenta. «El primer bocado me lo dio en el labio y después se fue para el ojo, pero no llegó y se quedó en la mejilla».

El perro se había escapado de una parcela cercana y fue a por ellos, y aunque el propietario corría detrás de él, no consiguió alcanzarlo. De momento, no ha interpuesto denuncia y lo ha dejado todo en manos de su abogado para estudiarlo bien.