El alcalde de Utrera, José María Villalobos, ha hecho entrega a los directores de los colegios de los dispositivos
El alcalde de Utrera, José María Villalobos, ha hecho entrega a los directores de los colegios de los dispositivos - G.P.
SALUD

Los centros públicos y concertados de Utrera ganan en seguridad instalando desfibriladores

La iniciativa forma parte del proyecto municipal «Utrera Ciudad Cardioprotegida»

UtreraActualizado:

Recientemente el alcalde de Utrera, José María Villalobos (PSOE), ha hecho entrega a los directores de los colegios públicos y concertados de la localidad de los desfibriladores que se van a instalar en próximas fechas en estos centros educativos. Se trata de una iniciativa que forma parte del proyecto «Utrera Ciudad Cardioprotegida», que está impulsando el Consistorio local.

Se tratan de 25 unidades de estos dispositivos, que van a ser colocados en las fachadas de los colegios utreranos, para que en caso de que sea necesario puedan ser usados tanto por los integrantes de las diferentes comunidades educativas como por parte de cualquier ciudadano. María José Ruiz es la delegada de Sanidad en el Ayuntamiento de Utrera, quien ha explicado que «no tiene sentido que pongamos los aparatos en el interior de los colegios porque no están abiertos las 24 horas del día y en cualquier momento una persona puede necesitarlo».

Más infraestructuras

Los colegios utreranos se unen así a otras infraestructuras como el propio Ayuntamiento, la Casa de la Cultura, el parque de Bomberos, las instalaciones de Protección Civil o el Centro de Día de Mayores, donde se colocaron desfibriladores hace ya unos meses. Gracias también al proyecto solidario «Latidos que suman», se colocaron también estos dispositivos en enclaves como el IES Ruiz Gijón y en las pedanías de Trajano y Guadalema de los Quintero, a los que se van a sumar próximamente los que se van a instalar en las delegaciones municipales de Servicios Sociales y Obras.

La puesta en marcha de este proyecto responde a las recomendaciones que ofrecen en este sentido los cardiólogos, quienes recuerdan que «si el corazón permanece más de cinco minutos parado, las posibilidades de seguir viviendo o de hacerlo sin secuelas son prácticamente nulas. Por eso, los equipos de resucitación móviles difícilmente consiguen llegar a tiempo».

Por su parte el alcalde de Utrera ha asegurado que se trata de «uno de los proyectos de los que nos sentimos más orgullosos, pionero en Andalucía, y es que si consigamos que Utrera sea una ciudad cardioprotegida será un lujo y supone una gran tranquilidad para la población». El primer edil ha precisado que ya se han formado 250 docentes y trabajadores municipales en la utilización correcta de estos desfibriladores.