La estación de tren de Utrera recibió cerró el año 2017 con 1,4 millones de viajeros
La estación de tren de Utrera recibió cerró el año 2017 con 1,4 millones de viajeros - A.F.
TRANSPORTES

Gómez de Celis se compromete a «estudiar» la construcción de un nuevo apeadero de tren en Utrera

La oficina del DNI o la construcción del quinto juzgado, son otras de las demandas utreranas ante el gobierno central

UtreraActualizado:

Cada día, miles de utreranos toman el camino que les dirige hasta la estación de tren, sin lugar a dudas el medio de transporte estrella en la localidad que el pasado año 2017 registró la friolera de 1,4 millones de viajeros. El tren acerca a los utreranos con Sevilla y localidades importantes como Dos Hermanas o Lebrija, planteándose la posibilidad desde hace ya algunos años de construir un segundo apeadero que pudiera dar mejor servicio a los vecinos que viven en la zona norte y este de la localidad.

Incluso el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), la guía de futuro para la localidad, contempla el proyecto de construcción de un nuevo apeadero en las cercanías de la urbanización Naranjal de Castillo, un impulso que –como tantos otros- quedó varado y olvidado con la llegada de la crisis. Un asunto que ha vuelto a salir del cajón de las administraciones con la visita a Utrera del delegado del gobierno central en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, quien ha mantenido una reunión con el alcalde de Utrera, José María Villalobos.

Gómez de Celis es consciente de la importancia que cobra Utrera en la red ferroviaria sevillana, por lo que aunque no dejó ningún compromiso en firme ni tampoco plazos temporales, aseguró que «vamos a estudiar la posibilidad de ponerlo en marcha, atendiendo a cuestiones técnicas y presupuestarias».

También para Cercanías

El citado apeadero se situaría en la vía férrea Sevilla-Málaga, aunque la idea inicial sería que pudiera ser utilizado también para viajar en los trenes de Cercanías, aunque el propio delegado del Gobierno Central reconoció que «habría que ver cómo repercutiría en la relación con los flujos de tráfico del resto de trenes». El objetivo sería por tanto acercar el tren a miles de ciudadanos utreranos que en la actualidad viven más alejados de la estación y que todas las mañanas tienen que desplazarse a través del casco urbano para tomar el tren, lo que conlleva problemas de tráfico y aparcamiento.

Otra de las demandas históricas que se plantearon en esta reunión tiene que ver con la ausencia en Utrera de una oficina permanente para la expedición y renovación del DNI y el pasaporte, algo ciertamente incomprensible en una localidad que supera ampliamente los 50.000 habitantes. Según avanzó el alcalde de Utrera, los planes del Ayuntamiento pasan por reservar un espacio para este servicio en la nueva jefatura de la Policía Local que va a abrir sus puertas a lo largo del primer trimestre de 2019. Una vez que el Ayuntamiento cumpla su parte, será el Gobierno Central el que tenga que poner los medios suficientes para que los utreranos dispongan de este servicio. Gómez de Celis reconoció que no tiene sentido que Utrera no tenga oficina del DNI, asegurando que «es una de las cuatro únicas ciudades españolas con más de 50.000 habitantes que no tiene esa oficina».

Gómez de Celis abordó también con ek alcalde la problemática de los juzgados de Utrera

Por otra parte ambos representantes políticos también analizaron la caótica situación que se ha instalado desde hace años en los juzgados de Utrera, que pasan por ser de las sedes judiciales más colapsadas de toda la provincia. Sobre la mesa está ya la cuestión de la creación del quinto juzgado, que vendría a paliar en la medida de lo posible la actual situación, una temática sobre la que Gómez de Celis reconoció la «complejidad» del asunto, al intervenir distintas administraciones.

El delegado del Gobierno Central aprovechó su visita a Utrera para anunciar que el 27 de septiembre los técnicos van a llegar a la localidad para analizar la situación del canal del desvío del arroyo Calzas Anchas, que a comienzos de año sufrió su segundo derrumbe.