«Chispa» ha cruzado Andalucía entera en una furgoneta
«Chispa» ha cruzado Andalucía entera en una furgoneta - A.F.
Animales

La historia de «Chispa», el bodeguero utrerano que salió a dar un paseo y acabó en Murcia

Se escapó de casa, llegó a Los Molares, donde se refugió en una furgoneta para escapar de una lluvia torrencial

UtreraActualizado:

Les presentamos a «Chispa», un bodeguero utrerano de casi dos años de edad que ha protagonizado en los últimos días una curiosa historia. Se trata de un perro, que como quien no quiere la cosa ha recorrido los casi quinientos kilómetros que separan las localidades de Utrera y Alcantarilla (Murcia), creando un bonito vínculo entre dos auténticas amantes de los animales, como son Eva y Elena.

«Chispa» fue adoptado en su día por una familia utrerana, que le puso este nombre por su forma tan rápida de moverse, característica de los bodegueros. Su vida transcurre de manera plácida en una de las muchas parcelas que numerosos utreranos tienen en el término municipal de la localidad para disfrutar de su tiempo libre, realizando de vez en cuando algunas excursiones con el objetivo de explorar los alrededores. «Chispa convive en el campo con otros perros que tenemos adoptados,  cuando le parece se escapa y se da una vuelta, aunque nunca se había escapado tanto tiempo como en esta última ocasión», explica Eva, la dueña de este simpático perro.

Una de estas excursiones iba a provocar que «Chispa» cruzara gran parte de Andalucía, ya que coincidiendo con la festividad del día del Pilar, sin saber muy bien como, el bodeguero llegó a la localidad de Los Molares, que se encuentra a cuatro kilómetros de Utrera. En este enclave se estaba celebrando una recreación histórica con mercado medieval, lugar en el que se encontraba Elena, que reside en Murcia y se dedica a la elaboración de atracciones infantiles artesanales y estaba trabajando en este mercado.

«El martes desmontamos antes de lo previsto porque amenazaba lluvia. Estaba yo agachada en el suelo sobre una tela desatornillando, cuando me apareció por detrás el perrito y empezó a lamerme la cara. Lo acaricie y empecé a hacerle carantoñas y él me enseñó una patita que tenía herida. Seguí desmontando y se acurrucó detrás de mí en la tela en la que yo me apoyaba y se quedó completamente dormido», cuenta Elena. La excursión había dejado a «Chispa», un poco cansado, pero lo que él no sabía era el viaje que le quedaba por delante: «conforme iba desmontando y metiendo cosas en la furgoneta él se iba acercando más y más a los últimos bultos que quedaban y acurrucándose entre ellos y por último cuando ya lo había metido todo subió él y se acurrucó dentro de la furgoneta. En esto había empezado a llover torrencialmente y el perrito cuando le dije que bajara me miró tiritando y lloriqueando y claro no me quedó más opción que llevármelo, con la tranquilidad de que si resultaba estar perdido yo volvía pronto por la zona y lo podía llevar a sus dueños».

En ese momento, mientras su familia utrerana se preguntaba por el paradero de este travieso bodeguero, «Chispa» recorría tranquilamente Andalucía de oeste a este, tumbado en la furgoneta de Elena. Cuando terminó el viaje, en la localidad murciana de Alcantarilla, Elena llevó a «Chispa» al veterinario, comprobaron que tenía el chip puesto, localizando así el teléfono de Eva, a la que llamaron rápidamente para decirle donde estaba el perro. «Cuando recibimos la llamada de Elena diciéndonos que «Chispa» estaba en Murcia, la verdad es que nos resultó una historia increíble, no nos lo podíamos creer. Elena ha demostrado que es una gran amante de los animales, le agrademos enormemente todo lo que ha hecho y las molestias que se ha tomado», explica Eva.

Lo que comenzó como una de las excursiones a las  «Chispa» tenía acostumbrados a sus dueños se convirtió en una auténtica aventura, que terminará en los próximos días, cuando este intrépido perro vuelva a Utrera y propicie el encuentro de dos personas, como son Elena y Eva, que viven a 500 kilómetros de distancia, pero a las que les une una sensibilidad especial hacia los animales.