En los últimos años han desaparecido numerosos árboles del casco urbano de Utrera
En los últimos años han desaparecido numerosos árboles del casco urbano de Utrera - A.F.
MEDIO AMBIENTE

Un paso adelante fundamental para proteger los árboles del casco urbano de Utrera

El pleno municipal ha aprobado una nueva ordenanza para la gestión y protección del arbolado urbano

UtreraActualizado:

En los últimos años los árboles que se sitúan en el casco urbano de Utrera han sido protagonistas de numerosas noticias, que en muchos casos han dado como origen a diferentes polémicas. Los utreranos han visto como en poco tiempo han desaparecido –por distintos motivos- las jacarandas de la Corredera, muchos olmos del paseo de Consolación, emblemáticas palmeras afectadas por el temido picudo rojo, naranjos del centro de la ciudad o algunos árboles de gran porte que ha dado sombra en el parque de Consolación a varias generaciones de ciudadanos.

Los problemas con raíces que levantaban el suelo, que afectaban a las fachadas de los edificios, o enfermedades que dejaban a los árboles prácticamente huecos, representando un peligro palpable para los ciudadanos, han sido las razones que ha esgrimido el equipo de gobierno para retirar estos árboles en los últimos años, retirada de árboles que ni mucho menos ha estado exenta de agrias polémicas.

Con el objetivo de que Utrera no siga perdiendo árboles, que los que siguen en pie se conserven de la mejor manera posible y que los que se planten en un futuro tengan una larga vida; el pleno del Ayuntamiento de Utrera acaba de aprobar una novedosa ordenanza municipal para la gestión y protección del arbolado urbano.

La ordenanza servirá para controlar que los árboles que se planten sean los más idóneos

El delegado de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Utrera es Carlos Guirao (IU), quien ha explicado que no se trata de una cuestión improvisada, ya que su delegación ha estado trabajando en esta norma a lo largo del último año, asegurando que «debemos ser conscientes de que el arbolado urbano viario está sujeto a factores que afectan o menoscaban su ciclo vital. Un mejor diagnóstico, gestión y conservación de nuestro patrimonio vegetal permitirá sin duda abaratar los costes, evitando repetidas reposiciones y restauraciones de ejemplares». Para Guirao es una herramienta que va a permitir que «los operarios y técnicos municipales puedan realizar un mejor diagnóstico, evitando que los árboles supongan un peligro para la seguridad vial o peatonal».

Gracias a esta nueva ordenanza va a ser posible «determinar la calidad de las plantas existentes como el interés de su conservación». Otra de las novedades es que, a partir de ahora el Ayuntamiento de Utrera ya dispone de una herramienta adecuada para poder sancionar todas aquellas acciones o conductas ciudadanas que atenten contra el arbolado urbano.

La localidad de Utrera ha perdido mucha sombra en su casco urbano los últimos años

Se trata de una guía pormenorizada que indica qué especies se deben de plantar en el casco urbano y las condiciones en las que se tienen que llevar a cabo estas acciones, con el objetivo de evitar las situaciones que se han dado en los últimos años en los que la mala elección de las especies ha originado que los árboles hayan representado problemas para los vecinos y hayan tenido que ser retirados. Así en la ordenanza se especifica de manera muy minuciosa conceptos como la base de raíces, los alcorques, el volumen mínimo de tierra útil, o las especies que hay que evitar porque pueden representar problemas en el futuro en el casco urbano.

El objetivo primordial de esta iniciativa es la conservación de la naturaleza que puede encontrarse en las calles de Utrera, y que así la ciudad sea un lugar más habitable donde vivir, tratando al mismo tiempo de proporcionar sombra a los ciudadanos en un lugar en el que habitualmente hay muchos meses de sol al año y es necesaria la presencia de árboles de diferentes especies que refresquen el ambiente.