Pedro Sánchez Núñez ha recopilado en este trabajo los datos principales del Abate Marchena
Pedro Sánchez Núñez ha recopilado en este trabajo los datos principales del Abate Marchena - A.F.
Cultura

Una profunda inmersión en la vida del Abate Marchena

Pedro Sánchez Núñez ha editado una nueva biografía sobre el intelectual, impulsada por Caja Rural de Utrera y el Ayuntamiento

UtreraActualizado:

Hace algunos años, gracias a una colección sobre temas locales, Pedro Sánchez Núñez esbozó en un libro de apenas un centenar de páginas las líneas maestras de uno de los personajes más poliédricos y apasionantes de la historia de Utrera: el Abate Marchena. La obra sirvió para que muchos utreranos llevaran a cabo un acercamiento hacia la figura de este intelectual, que por haber cargado con el estigma -perfectamente justificado- de ser un afrancesado, había sido relegado casi al olvido y a formar parte de la denominada «leyenda negra».

El «Año Cultural Abate Marchena» que el Ayuntamiento de Utrera está celebrando a lo largo de todo el 2018 ha sido el escenario perfecto para que Pedro vuelva sobre aquella obra, volcando nuevas investigaciones y hallazgos y poniendo en marcha una nueva reedición revisada y aumentada, que ha llegado bajo el título de «El Abate Marchena, biografía de un utrerano entre Robespierre y Riego». Un trabajo impulsado por Caja Rural de Utrera y el Ayuntamiento de Utrera y que se presentaba en un acto celebrado en el Hospital de la Santa Resurrección de Utrera. «El libro tiene 350 páginas, de las que un centenar son apéndices donde el lector puede encontrar documentos, copias de escrituras notariales e incluso intervenciones del Abate ante la convención de la Revolución Francesa», explica Pedro Sánchez Núñez.

La realidad es que José Marchena y Ruiz de Cueto pasó muy pocos años en Utrera, ya que siendo muy joven se marchó de la localidad para llevar a cabo sus estudios, mientras que posteriormente al ser perseguido por la Inquisición, terminó abandonando el país huyendo a Francia, donde se convirtió en elemento importante dentro de los convulsos años de la Revolución Francesa. La infancia del Abate apenas dejó huella en Utrera, por lo que verdaderamente son muy escasos los datos de sus primeros años en la localidad, hasta el punto de que hay discrepancias con respecto a su lugar exacto de nacimiento.

«En este libro plasmo muchas novedades relativas a la familia Marchena, pero la verdad es que es el lugar donde nació el Abate es una especie de culebrón, he pasado mucho tiempo analizando documentación y la casa natal no la tenemos clara», explica el autor del libro.

El historiador de Los Palacios Julio Mayo, destapó hace unos meses el error que tradicionalmente se había cometido al situar el nacimiento del Abate en la denominada «calle de la Esgrima», una calle que nunca existió en Utrera y que realmente fue el lugar donde el Abate vivió cuando estudiaba en Salamanca. Mayo localizaba y documentaba el lugar de nacimiento del Abate en la actual Mota de Santa María, una calle que en el siglo XVIII se extendía por toda la manzana que rodea a la parroquia.

«La casa de los abuelos del Abate se encontraba en la calle Alcalde Fernández Heredia (calle Finita), está perfectamente localizada en el testamento del abuelo del Abate, nuestro protagonista pudo nacer en la casa de los suegros de su padre, que podría estar en el entorno de la iglesia de Santa María, pero sería muy difícil ubicar la casa concreta en la actualidad porque no queda prácticamente en el entorno ninguna edificación en pie de la época del Abate. Lo que sí sabemos con total seguridad es que fue bautizado en la parroquia de Santa María, por lo que sería bonito que se colocara una placa o algún tipo de recuerdo». 

Otro de los temas interesantes que tienen que ver con los avatares del Abate Marchena y que le han servido al también utrerano Juan Pedro López Núñez para crear una novela (El Regreso del Abate), es determinar si alguna vez volvió a su lugar de nacimiento, si alguna vez volvió a pisar las calles de Utrera. Pedro Sánchez Núñez asegura de manera tajante que «no existen referencias escritas que documenten que el Abate volviera a Utrera». En cualquier caso todas las puertas no están cerradas, ya que afirma que «sí hay referencias de que acompañó a José Bonaparte en su viaje a Córdoba, y aunque no haya datos de que lo acompañara a Utrera, es probable que lo hiciera. Lo que sí esta claro es que hay referencias en sus cartas del cariño que le tenía a Utrera, llega a hablar de la dulzura de su hogar».

Desde el comienzo de la pasada primavera, el Ayuntamiento de Utrera está poniendo en macha diferentes iniciativas que articulan el «Año Cultural Abate Marchena», una efeméride en la que se conmemora el 250º aniversario del nacimiento del intelectual. Pedro Sánchez Núñez asegura que «cuando comencé a investigar acerca de la figura del Abate nunca llegué a imaginarme que podría ser protagonista de una celebración así, de la que ni siquiera lo ha llegado a ser por ejemplo Rodrigo Caro. Lo cierto es que en Utrera hay una serie de personajes muy interesantes que están muy olvidados».