La calle San Fernando es una de las vías más céntricas de Utrera, donde muchos edificios precisan obras
La calle San Fernando es una de las vías más céntricas de Utrera, donde muchos edificios precisan obras - G.P.
URBANISMO

Utrera pone los medios para evitar que el casco histórico siga despoblándose

El Ayuntamiento ha aprobado una serie de bonificaciones fiscales para incentivar construcciones y rehabilitaciones

Alberto Flores
UtreraActualizado:

Es una realidad palpable que en los últimos años, de manera progresiva, el casco histórico de Utrera ha ido perdiendo atractivos con respecto a otras zonas de la ciudad, por lo que muchos vecinos prefieren vivir cómodamente en las afueras que afrontar el reto que supone reformar un edificio histórico en pleno corazón de la localidad.

Son numerosas las calles en las que las viviendas abandonadas reinan en el paisaje, convirtiéndose en mayoría en algunas ocasiones, por lo que para tratar de acabar con esta tendencia que está convirtiendo al centro histórico en un lugar deshabitado, el pleno del Ayuntamiento de Utrera ha aprobado una batería de bonificaciones fiscales, que llegan para tratar de incentivar la construcción y la rehabilitación en el casco histórico.

Así, habrá bonificaciones de hasta el 95% en el impuesto de construcciones en el caso de instalaciones u obras «que sean declaradas de especial interés por concurrir en circunstancias sociales, culturales, histórico-artísticas o de fomento al empleo». En este caso se busca también potenciar la puesta en marcha de nuevas construcciones, reformas y obras de rehabilitación de edificios completos para usos turísticos de alojamiento, restauración o museísticos. El nuevo plan contempla que mientras mayor protección patrimonial tenga el edificio en cuestión, también será mayor la bonificación del impuesto de construcciones.

La medida busca incentivar el «crecimiento económico de la ciudad»

La propuesta ha sido aprobada por unanimidad de todas las fuerzas políticas que cuentan con representación en el Ayuntamiento de Utrera, mientras que el alcalde de la localidad, José María Villalobos, ha explicado que con esta medida la pretensión es «ayudar al crecimiento económico de la ciudad facilitando nuevas construcciones y obras y, al mismo tiempo, el acceso a las viviendas de protección oficial».

Con este tipo de iniciativas, el Ayuntamiento de Utrera trata de poner en marcha medidas que faciliten la puesta en valor de numerosos edificios históricos que se encuentran en la actualidad en el corazón de la localidad y que precisan de una rehabilitación integral. Una serie de actuaciones que suelen ser complicadas, ya que el grado de protección de estos inmuebles convierte una reforma en un proceso muy largo, en el que tienen que intervenir las administraciones, convirtiendo la obra en algo muy costoso y que se extiende demasiado en el tiempo.