El concejal de Medio Ambiente en Utrera, Carlos Guirao, con las cajas nidos que se van a instalar
El concejal de Medio Ambiente en Utrera, Carlos Guirao, con las cajas nidos que se van a instalar - G.P.
Medio Ambiente

Utrera tratará de preservar las colonias de aves autóctonas en el casco urbano

La delegación de Medio Ambiente municipal va a instalar medio centenar de «cajas nido» destinadas a las aves

UtreraActualizado:

El cielo utrerano ha estado tradicionalmente caracterizado por la presencia de numerosas aves autóctonas que por diferentes motivos han ido poco a poco desapareciendo en los últimos años. Con el firme objetivo de potenciar la avifauna que habita el ecosistema urbano del municipio, la delegación de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Utrera va a colocar en diferentes enclaves medio centenar de «cajas nido», que sirvan como hogar para estos animales.

En este caso la medida va a tratar de recuperar la presencia de aves rapaces como el cernícalo primilla, el mochuelo o la lechuza, así como para otras paseriformes como el vencejo o el avión común. Se trata de aves que en los últimos años se han tenido que enfrentar cada vez con un mayor número de dificultades para anidar en el entorno urbano, sobre todo debido a la presencia de construcciones modernas y el uso generalizado de los pesticidas.

Una de las especies que están desapareciendo en Utrera es el famoso cernícalo

Una de las especies más clásicas en la localidad, como es el caso del cernícalo primilla –llamado de manera cariñosa en Utrera como «quítalo»-, ha sufrido las consecuencias de las obras de restauración que se han realizado recientemente en localizaciones como el Castillo o las iglesias de Santa María y Santiago, que han modificado sus hogares tradicionales. Según indican fuentes municipales «su población ha descendido drásticamente como consecuencia de tapar sus lugares de nidificación, llegando a quedar únicamente una decena de parejas».

Una medida con la que también se va a tratar de recuperar la población de murciélagos en Utrera, cuya población también es cada vez menor en la localidad, a causa de la ausencia de lugares adecuados para que puedan nidificar y la presencia de aves exóticas o invasoras que tratan de vivir en los mismos espacios.

El concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Utrera es Carlos Guirao quien ha explicado en relación a este asunto que «todos los ciudadanos debemos sentirnos consternados cuando vemos que poblaciones de aves como el cernícalo primilla o incluso el gorrión, están en declive, lo que significa que las ciudades no están siendo amistosas para las aves, y quizás, tampoco lo sean para las personas. Es nuestra obligación como ciudadano actuar y frenar esta situación».