El puzzle que el Servicio de Inteligencia británico emplea para felicitar la Navidad y... ¿reclutar agentes?

El nonograma resuelto forma un código QR que, escaneado con un smartphone, da paso a la siguiente prueba, hasta un total de cinco

ABC.ES
MADRIDActualizado:

El GCHQ (Government Communications Headquarters, Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno en castellano) es uno de los tres servicios de inteligencia británicos y el que, de hecho, mejor se mueve en las nuevas tecnologías. La hermana tecnófila del MI5 y el MI6 es diferente a los otros servicios incluso a la hora de felicitar la Navidad. Su felicitación consiste en un complejo puzzle listo para ser resuelto por los aspirantes a espías. Un cuadro de 25 por 25 casillas, con una serie de números junto a cada fila y cada columna.

La descripción del enigma recuerda que este puzzle solo es el inicio de una serie de problemas más complejos: «Resolviendo este primer puzzle los jugadores crearán una imagen (pista) que los conducirá hasta una serie de desafíos aún más complejos». Las instrucciones son simples:

En este tipo de puzzle, cada cuadrado es o bien blanco o negro. Algunos de los que son negros ya han sido rellenados por ti. Cada risa o columna está etiquetada con una serie de números. Los números indican la longitud de todos los bloques de cuadrados negros consecutivos, mostrados en el orden en el que esos bloques aparecen luego.

El nonograma resuelto forma un código QR que, escaneado con un smartphone, da paso a la siguiente prueba, hasta un total de cinco. Secuencias de letras, de palabras, preguntas… una gran variante de juegos mentales. A cambio del entretenimiento, el GCHQ invita a los participantes a realizar una donación voluntaria a una obra benéfica. Aquellos que lleguen al final del juego pueden mandar la solución a una dirección de correo electrónico que facilita la agencia, antes del final de enero, y se sorteará un premio (aún no revelado) entre los ganadores.

Más allá de una inocente felicitación navideña, hay quien ha apuntado que podría ser una forma de reclutar futuros agentes desencriptadores. En la memoria de todos, está la mítica historia de los criptoanalistas de Bletchley Park, embrión del GCHQ, que ayudaron a ganar las Segunda Guerra Mundial descifrando el código Enigma de los nazis. Los desencriptadores, asimismo, fueron reclutados con un complicado crucigrama introducido en las páginas del Daily Telegraph.