El verdadero motivo por el que la señal STOP es octogonal

La forma de esta importantísima señal de tráfico tiene una explicación

BITÁCORAS
Actualizado:

Hay objetos que utilizamos a diario y que son absolutamente imprescindibles en el desarrollo de nuestras rutinas, pero al mismo tiempo, estamos tan familiarizados con ellos que ni siquiera nos detenemos a reflexionar sobre sus orígenes. En esta sección ya te explicamos por qué los cocineros usan sombreros altos, te contamos el motivo por el que las chaquetas tienen botones en las mangas y recordamos la función de los agujeros laterales de las zapatillas deportivas. Hoy queremos hablarte de una señal de tráfico, la de STOP. ¿Por qué es octogonal?

En el blog Mental Floss han buceado en la historia en busca de la respuesta a esta pregunta. La primera señal de este tipo similar a la que hoy conocemos era cuadrada, pequeña y blanca. Se colocó en carreteras estadounidenses hace algo más de un siglo. No pasó mucho tiempo hasta que aparecieron sugerencias para realizar modificaciones en esa y otras señales de tráfico, con el objetivo de hacerlas más intuitivas. El número de señales estaba creciendo deprisa, por lo que resultaba fundamental ponérselo lo más fácil posible a los conductores.

La Convención de Viena sobre Señalización Vial (1968) fue probablemente el paso más importante hacia el consenso en las carreteras. En su artículo 2 dividió las señales de de carretera en ocho categorías: indicación de peligro, prioridad, prohibición, obligación, información, indicación y tableros adicionales. La señal de STOP se incluyó en el segundo grupo y se admitieron dos variantes: la que hoy nos ocupa, octogonal; y también la compuesta por un círculo rojo con un triángulo invertido en su interior, siempre con la inscripción STOP en el centro.

¿Por qué en una gran cantidad de países se apostó decididamente por la versión de ocho lados? Cuenta con varias ventajas. La peculiaridad de su forma permite distinguirla muy fácilmente en condiciones climáticas adversas. Incluso en la oscuridad nocturna, dado que las primeras señales de tráfico no eran reflectantes como las actuales. Además, también podemos reconocerla sin problemas viendo su parte de atrás, sabiendo así a qué deben atenerse el resto de conductores.

El carácter práctico de la señal de STOP es indiscutible, pero hay quien apunta una explicación alternativa: el número de lados de los polígonos de las señales tiene que ver con el grado de peligrosidad al que podríamos enfrentarnos. El círculo ocuparía el lugar más alto en esta clasificación, dando por supuesto que tiene lados infinitos; y justo a continuación aparece el octógono. Sea como sea, cualquiera distingue un 'STOP' en décimas de segundo, todo lo contrario que ocurre con las siete señales más extrañas que puedes encontrarte en la carretera.