Un alto en el camino para apagar la sed de los caballos este miércoles 5 de junio
Un alto en el camino para apagar la sed de los caballos este miércoles 5 de junio - M. A. J.
El Rocío 2019

La llegada de la hermandad Matriz de Almonte abre la Romería del Rocío 2019

La Matriz protagoniza un camino hacia la aldea almonteña sin incidentes y multitudinario

M.A. Jiménez / M. Humanes
AlmonteActualizado:

La Hermandad Matriz de Almonte vivió ayer un camino digno de ser recordado, como promete serlo la Romería de El Rocío 2019, la del Centenario de la Coronación Canónica y la del inicio del Año Jubilar, que los almonteños abrieron anoche con su llegada a la aldea. Atrás quedaba un día de disfrute, un camino multitudinario en el que se unían almonteños y personas venidas de muy diversos puntos para acompañar a la Matriz en su recorrido, que estuvo exento de incidentes, favorecido por temperaturas suaves y con el único inconveniente del excesivo polvo con el que tuvieron que lidiar los romeros.

El camino de la Hermandad Matriz desde Almonte hasta la aldea de El Rocío comenzaba con la misa en el recinto de El Chaparral, que empezaba antes de las 10 de la mañana y que transcurrió con mayor rapidez de lo previsto. Acto seguido, la comitiva emprendía el recorrido por el pueblo, donde muchos almonteños se veían sorprendidos tanto por la premura del paso del Simpecado como por el hecho de que pasara por calles que no suelen ser parte de un recorrido más largo de lo habitual y con una gran cantidad de caballistas, número que se vería multiplicado una vez que la hermandad salió del pueblo y enfiló el camino de Los Llanos.

De acompañamiento, las salvas de escopeta, una tradición propia de los años en los que se produce la Venida de la Virgen, hecho que acontecerá el próximo mes de agosto. El estruendo sorprendía a los foráneos, poco acostumbrados a que este sonido compita con los cohetes y el repicar de las campanas de la parroquia de la Asunción, donde se vivían algunos de los momentos más emotivos de la mañana, vivas a la Blanca Paloma coreados por la multitud y una Salve llena de recogimiento a pesar de la gran cantidad de gente que se congregaba en la plaza.

El cariño de los vecinos

José Manuel Medina, hermano mayor de la Romería 2019, recibió el cariño de sus vecinos y de todos los peregrinos, cariño al que Medina, hijo y nieto de hermanos mayores, correspondía parándose y fotografiándose con todo aquel que lo pidiera y mostraba su alegría lanzando vivas al Simpecado y cantando y bailando sevillanas en todas las paradas que realizó la hermandad.

El ambiente del camino de la Matriz de Almonte, que realizó la tradicional parada en el centro para personas con discapacidad El Pastorcito, fue inmejorable durante todo el trayecto. La comitiva cumplió los horarios, disfrutó de un almuerzo en el que los romeros se prodigaron en cantes y bailes y llegaron a la aldea satisfechos y emocionados por haber cumplido, este año más que nunca, con la llamada de su Patrona.