Los caballistas tuvieron el miércoles 5 una jornada agradable con temperaturas suaves
Los caballistas tuvieron el miércoles 5 una jornada agradable con temperaturas suaves - M.A.J.
El Rocío 2019

El Rocío 2019: La vida es una medalla

Tribuna del periodista Francisco Robles

El Rocío 2019: Toda la información de la Romería

Francisco Robles
Los LlanosActualizado:

Empieza a declinar el mediodía, las luces empeñadas en lo oblicuo, la arena como un filtro de sí misma. Tras el puente de Los Olivarejos, esmaltes de azulejos que recuerdan la dura crueldad del Viacrucis. Camino de Amargura en la cerámica y cante al tibio son de sevillanas que marcan la cintura en cada baile. El alto al que le dicen Gallareta es sito de condumio y botellines, de mesas con comida compartida que invita a confesar lo que has vivido en ese altar mayor hace unas horas. El manto de la Virgen que acaricia el cuerpo de la niña que la busca, las gracias de la madre por la gracia que un día la Pastora concedió después de que un devoto le pidiera lo único que importa en esta vida.

Camino de Los Llanos a caballo, la reja que traspasa el Simpecado, abriéndolo al origen y al futuro. Almonte peregrina hasta su aldea. La voz del sabio se hace fuerte y brinda por el siglo que cumple la Corona. Un brindis por el párroco de Almonte, por Muñoz y Pabón, y por Siurot. El vino es el motor de la memoria que engarza las estrellas con el oro. Aquellos pioneros consiguieron abrir la romería al universo. Y luego el Simpecado con la cuerda que amarra el Sinelabe al árbol místico que es símbolo de cruz y redención: que vengan los teólogos y expliquen misterios que este pueblo va cantando al ritmo que le marca la guitarra. La Virgen del Rocío no es obra humana...

La tarde se hace playa en el sendero, los plásticos flanquean el camino marcando invernaderos bajo un sol que lucha con el fresco del poniente. Merienda con pasteles artesanos. Se estrecha el cauce angosto que contiene la bulla de caballos y romeros. La aldea es el destino en el ocaso, el orto es la mirada de la Virgen que cubre con su manto a nuestra niña. La vida es un pañuelo, una medalla, un tibio atardecer en el camino de Almonte hasta su aldea universal.