EjercicioArchivo

La actividad física puede compensar el riesgo de muerte causado por el sedentarismo

Debido a que los comportamientos sedentarios parecen estar ganando a los comportamientos de actividad física más saludables en nuestro tiempo de ocio, resulta muy importante racionalizar nuestra actividad física para una mejor salud

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Buenas noticias para la mayoría de las personas que pasan la mayor de su vida sin hacer ejercicio o estando sentados. Aunque la cantidad de tiempo que pasamos sentados puede estar asociada con un mayor riesgo de muerte, incrementar la actividad física a los niveles recomendados puede eliminar esta asociación en algunas personas, aunque no todas. Lo asegura según un estudio publicado hoy en «Journal of the American College of Cardiology».

A pesar de que algunas investigaciones han relacionado un comportamiento sedentario están asociados con resultados adversos para la salud, sin embargo, el vínculo entre éste, la mortalidad y las enfermedades del corazón no siempre se conocen bien.

En este estudio, los investigadores intentaron determinar la asociación entre el comportamiento sedentario y la actividad física en el riesgo de muerte y estimar los efectos una mayor actividad física y el sueño.

Un total de 149.077 hombres y mujeres australianos de más de 45 años de edad completaron un cuestionario que determinaba cuántas horas al día pasaban sentados, de pie y durmiendo. También se les preguntó sobre el tiempo total dedicado a caminar o participar en actividad física moderada o vigorosa.

Nuestros resultados respaldan los esfuerzos continuos para promover la actividad física en aquellos segmentos de la población más sedentaria

Los investigadores establecieron cuatro periodos: menos de cuatro horas, de cuatro a menos de seis, de seis a ocho y más de ocho horas. La actividad física semanal se clasificó como: sin actividad física, 1-149 minutos (insuficientemente activo), 150-299 minutos (suficientemente activo en el límite inferior de las recomendaciones de actividad física de Australia), 300-419 (suficientemente activo en el límite superior pero menos de una hora de actividad por día) y 420 minutos o más (muy activo, al menos una hora al día).

Después de una mediana de tiempo de seguimiento de 8,9 años para la mortalidad por todas las causas y 7,4 años para la mortalidad por enfermedad cardiovascular, los resultados mostraron que los más sedentarios -más de seis horas al día- presentaban mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y por enfermedad cardiovascular. Pero adoptar un estilo de vida más activo, reducía el riesgo de mortalidad por todas las causas.

El trabajo de Stamatakis y sus colegas proporciona información nueva y útil para traducir sus hallazgos a la práctica clínica y de salud pública

«Nuestros resultados respaldan los esfuerzos continuos para promover la actividad física en aquellos segmentos de la población más sedentaria» señala Emmanuel Stamatakis, de la Universidad de Sydney y autor principal del artículo. «En ausencia de alguna actividad física, simplemente con reducir los tiempos de estar sentado puede ser insuficiente para una mejor salud». Es decir, no basta con dejar de estar sentado, hay que levantarse y hacer algún tipo de actividad física.

E. Stamatakis
E. Stamatakis - Universidad de Sidney

Los investigadores descubrieron además que la actividad física moderada solo reducía el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular entre las personas altas.

En un comentario, Charles E. Matthews, del Instituto Nacional del Cáncer, escribe que estos hallazgos demuestran que existen varias maneras de reducir el riesgo de mortalidad asociado con la falta de actividad física y también mucho sentado. «Dado que los comportamientos sedentarios parecen estar ganando a los comportamientos de actividad física más saludables en nuestro tiempo de ocio, resulta muy importante racionalizar nuestra actividad física para una mejor salud. El trabajo de Stamatakis y sus colegas proporciona información nueva y útil para traducir sus hallazgos a la práctica clínica y de salud pública».