33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos
33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos - Archivo
SALUD PÚBLICA

Casi una cuarta parte de las prescripciones de antibióticos en niños y adultos puede ser innecesaria

El consumo total de antibióticos en España se incrementó un 35% entre 2000 y 2015, pasando de 500 millones a 700 millones de dosis diarias

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Uno de cada 10 niños y aproximadamente uno de cada seis adultos consumieron antibióticos que no necesitaron, al menos una vez durante 2016, sugiere un nuevo estudio de realizado en EE.UU. que se publica en « British Medical Journal». Son datos muy similares a los que hay en España, donde un reciente estudio, publicado en « PNAS», indicaba que el consumo total de antibióticos en España se incrementó un 35% entre 2000 y 2015, pasando de 500 millones a 700 millones de dosis diarias definidas (principal forma de medir el consumo de fármacos), cifra superior se se compara con la media mundial, donde el uso de antibióticos ha aumentado en un 39 por ciento entre estos años.

Según los investigadores de este nuevo estudio, realizado en la Univesidad de Michigan (EE.UU.), 1 de cada 7 pacientes recibió antibióticos innecesarios. Entre los 19,2 millones de niños y adultos estadounidenses con seguro privado de 18 a 64 años de edad, en el 23 por ciento no había justificación médica, en el 36 por ciento era potencialmente apropiado y el 28 por ciento no estaba asociado con ningún diagnóstico documentado.

La investigación, que proporciona las estimaciones más recientes y completas de la adecuación de antibióticos ambulatorios hasta la fecha entre los pacientes con seguro privado.

«El uso excesivo de antibióticos sigue siendo generalizado y afecta a una enorme cantidad de pacientes», dice el autor principal, Kao-Ping Chua. «A pesar de décadas de mejora de la calidad e iniciativas educativas, los médicos aún prescriben antibióticos para enfermedades que no lo necesitan».

A pesar de décadas de mejora de la calidad e iniciativas educativas, los médicos aún prescriben antibióticos para enfermedades que no lo necesitan

Aproximadamente 7,6 millones (40 por ciento) de los 19,2 millones de afiliados rellenaron al menos una receta de antibióticos en 2016, y 2,7 millones (14 por ciento) de forma inapropiada. Los antibióticos se recetaron en exceso para la bronquitis, el resfriado común y sus síntomas relacionados, como la tos, afecciones que el medicamento no mejora.

De los 3,6 millones de medicamentos recetados como antibióticos inapropiados, el 71 por ciento provenía en las consultas de atención primaria, y apenas un 10% de los centros de urgencias.

A largo plazo, la mayor preocupación es que el uso excesivo de antibióticos está contribuyendo al desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos

Los antibióticos son la causa principal de las visitas a urgencias emergencia por sus eventos adversos. Los efectos secundarios potenciales incluyen reacciones alérgicas, infecciones por hongos y diarrea.

A largo plazo, la mayor preocupación es que el uso excesivo de antibióticos está contribuyendo al desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, lo que hace que las enfermedades que antes eran tratables con antibióticos se hayan vuelto intratables y peligrosas.

«La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud pública en el mundo, y la gran cantidad de antibióticos que los proveedores prescriben a los pacientes son un importante factor de resistencia», afirma Chua.

Antibióticos en animales
Antibióticos en animales - Archivo

Chua señala varias explicaciones posibles para las prescripciones inapropiadas. En algunos casos, los pacientes pueden pedir una receta para reducir el sufrimiento, especialmente si en el pasado se les recetaron antibióticos de forma inadecuada en situaciones similares, lo que los lleva a creer que los antibióticos son necesarios. En otros casos, los médicos pueden estar realmente inseguros sobre el diagnóstico.

Esye investigador también advierte que el porcentaje de recetas que son innecesarias puede ser mucho mayor que lo que muestran los números.

Responsabilidad compartida

Pero la responsabilidad no recae solo en los proveedores de recetas. Un reciente estudio realizado por el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de Universidad de Santiago de Compostela, y publicado en la revista « Journal of Antimicrobial Chemotherapy», mostraba que una quinta parte de las farmacias aún dispensan antibióticos sin receta, especialmente bajo la presión del paciente.

Al 58% de los niños de cero a cuatro años en 2015 y al 59% en 2016 se les prescribió algún antibiótico a través de recetas de la sanidad pública gallega

Da la casualidad que, según los resultados del estudio sobre la frecuencia de uso de antimicrobianos en los niños de la Comunidad gallega, el 58,6% de los niños tomó este tipo de fármacos en sus primeros doce meses y la proporción de niños expuestos a los antibióticos crece a razón de un 18% por cada mes a lo largo de ese primer año. Asimismo, a l 58% de los niños de cero a cuatro años en 2015 y al 59% en 2016 se les prescribió algún antibiótico a través de recetas de la sanidad pública autonómica, un dato al que habría que sumar las prescripciones firmadas por la sanidad privada.

En ambos estudios coinciden que el antibiótico dispensado con mayor frecuencia fue la amoxicilina.

33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos

Teniendo en cuenta que cerca de 33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos, cifra, según un estudio del estudio del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) que se publicó en «T he Lancet Infectious Diseases», comparable a la de la gripe, la tuberculosis y el VIH juntos, todos somos responsables de abordar esta amenaza para la salud humana: pacientes, médicos, enfermería, farmacia, veterinaria, agricultores, responsables políticos.