La imagen muestra una imagen de microscopio confocal de células inmunes en el revestimiento epitelial del intestino de un ratón joven.
La imagen muestra una imagen de microscopio confocal de células inmunes en el revestimiento epitelial del intestino de un ratón joven. - Marisa Stebegg, Instituto Babraham.

Heces para vivir más y mejor

Los trasplantes fecales de ratones jóvenes a viejos rejuvenecen el sistema inmunológico en el intestino de ratones viejos

MadridActualizado:

El denominado ‘tratamiento más sucio’ puede ser la clave para vivir más y mejor. Según un estudio realizado por inmunólogos en el Instituto Babraham de Cambridge (EE.UU.) demuestra que los trasplantes fecales de ratones jóvenes a viejos pueden estimular el microbioma intestinal y reactivar el sistema inmunitario intestinal. La investigación se publica hoy en la revista «Nature Communications».

El intestino es uno de los órganos más afectados por el envejecimiento y los cambios dependientes de la edad en el microbioma intestinal humano se han relacionado con un aumento de la fragilidad, la inflamación y una mayor susceptibilidad a los trastornos intestinales. Estas alteraciones dependientes de la edad en el microbioma intestinal se produce de forma paralela a la disminución en la función del sistema inmunitario intestinal, pero, hasta ahora, no se sabía si los dos cambios estaban relacionados.

«Nuestros microbiomas intestinales están formados por cientos de diferentes tipos de bacterias y son esenciales para nuestra salud, desempeñando un papel en nuestro metabolismo, función cerebral y respuesta inmune», explica Marisa Stebegg, investigadora principal.

El estudio demuestra que la disminución de la respuesta inmune intestinal debido a la edad no es irreversible y que puede ser estimulada en personas mayores.

«Nuestro sistema inmunológico está interactuando constantemente con las bacterias en el tracto gastrointestinal. Como inmunólogos que estudian por qué nuestro sistema inmunológico no funciona tan bien a medida que envejecemos, nos interesó explorar si la composición del microbioma intestinal podría influir en la potencia de la respuesta inmune intestinal».

Para verificar esta hipótesis los investigadores hicieron que los ratones más viejos compartieran el material fecal de los jóvenes: a través de un trasplante fecal o haciendo que los animales compartieran la ubicación -los ratones comen los gránulos fecales de otros ratones-. Ambas formas de adquirir material reforzaron el sistema inmunológico intestinal en los ratones ancianos, corrigiendo en parte las limitaciones asociadas a la edad.

«Para nuestra sorpresa, la segunda opción rescató la respuesta inmunitaria intestinal reducida en ratones de edad avanzada. Al observar el número de células inmunitarias involucradas, los ratones de edad avanzada poseían respuestas inmunitarias intestinales que eran casi indistinguibles de las de los ratones más jóvenes», subraya Michelle Linterman, líder de grupo en el programa de Inmunología del Instituto Babraham.

Los resultados muestran que la mala respuesta inmune del intestino no es irreversible y que la respuesta puede fortalecerse mediante el desafío con estímulos apropiados, esencialmente haciendo retroceder el reloj del sistema inmunitario intestinal para parecerse más a la situación en un ratón joven.

El microbioma intestinal podría ser un objetivo para el tratamiento de una gama de síntomas asociados con la edad para facilitar un envejecimiento saludable

Los datos además tienen relevancia para el tratamiento de los síntomas relacionados con la edad, lo que confirma un vínculo entre los efectos del envejecimiento del sistema inmunitario y los cambios relacionados con la edad en el microbioma intestinal. Al demostrar la efectividad de las intervenciones que tienen un impacto positivo en la composición del microbioma intestinal, esta investigación sugiere que los trasplantes fecales, los probióticos, la cohabitación y la dieta pueden ser formas de facilitar un envejecimiento saludable. Actualmente se utiliza el trasplante fecal en el tratamiento de las diarreas resistentes y se está investigando su papel de la prevención y tratamiento de la diabetes.

Los trasplantes fecales de ratones jóvenes activan el microbioma intestinal y refuerzan el sistema inmunológico intestinal en ratones más viejos.