La primera vacuna contra la clamidia que se ha probado en humanos ha demostrado ser segura - ABC / Vídeo: Sanidad hace campaña del uso del preservativo, ante el aumento de la infecciones de transmisión sexual

Más cerca de la vacuna contra la clamidia, la enfermedad de transmisión sexual más común

Aunque la vacuna probada en mujeres provoca una respuesta inmune, aún no está claro si esto se traduce en inmunidad protectora

Actualizado:

La clamidia es la infección bacteriana de transmisión sexual más común en todo el mundo, pero los programas nacionales de detección y el tratamiento con antibióticos no han logrado disminuir la incidencia de infección. Ahora, la primera vacuna contra la clamidia que se ha probado en humanos ha demostrado ser segura y capaz de provocar una respuesta inmune, según un estudio publicado en la revista «The Lancet Infectious Diseases»

El ensayo clínico de fase 1 controlado aleatorio de 35 mujeres sanas demuestra signos tempranos prometedores de lo que podría ser una vacuna efectiva, pero se requieren ensayos adicionales para determinar si la respuesta inmune que provoca protege eficazmente contra la infección por clamidia.

La clamidia, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, presenta una importante carga de salud global, con 131 millones de casos nuevos cada año, especialmente en adolescentes y adultos jóvenes. Sin embargo, como tres de cada cuatro infecciones no presentan síntomas, es probable que se subestime el número de casos.

La vacunación puede ser la mejor manera de abordar la epidemia, ya que los programas nacionales de tratamiento no han logrado frenar la epidemia, a pesar de la disponibilidad de pruebas de diagnóstico y tratamiento antibiótico eficaz. Estudios anteriores han sugerido que las personas infectadas con clamidia desarrollan inmunidad natural parcial o temporal contra el patógeno, pero ninguna vacuna previa para la clamidia genital ha llegado a ensayos clínicos.

«Dado el impacto de la epidemia de clamidia en la salud de las mujeres, la salud reproductiva, la salud infantil a través de la transmisión vertical y la mayor susceptibilidad a otras enfermedades de transmisión sexual, existe una necesidad médica no satisfecha mundial de una vacuna contra la clamidia genital», dice el autor del estudio, el profesor Peter Andersen, del Statens Serum Institut, Dinamarca.

En una de cada seis mujeres infectadas con clamidia, la infección viaja desde el cuello uterino y causa enfermedad inflamatoria pélvica. Esto puede provocar dolor pélvico crónico e incluso infertilidad o embarazo ectópico, especialmente en el mundo en desarrollo, donde el acceso al tratamiento y la detección es limitado. Además, la clamidia está fuertemente asociada con la susceptibilidad a otras infecciones de transmisión sexual, particularmente la gonorrea y el VIH, y la infección por clamidia durante el embarazo puede aumentar el riesgo de resultados adversos como aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro.

En el ensayo, los autores intentaron evaluar la seguridad y la capacidad de provocar una respuesta inmune, en humanos, de una nueva vacuna contra la clamidia CTH522 basada en la proteína de la membrana externa principal de la bacteria C. trachomatis. Los investigadores compararon dos formulaciones diferentes, una con liposomas CAF01 añadidos diseñados para ayudar a la inmunidad celular y otra con hidróxido de aluminio conocido por su capacidad para ayudar a producir anticuerpos, para examinar qué formulación funcionaría mejor.

Las 35 mujeres no infectadas con clamidia incluidas en el ensayo fueron asignadas aleatoriamente a tres grupos diferentes: dos con la nueva vacuna, CTH522, y una con placebo (cinco participantes recibieron solución salina). De los que recibieron la vacuna, 15 participantes recibieron la vacuna combinada con los liposomas CAF01 (CTH522: CAF01), y los otros 15 recibieron la vacuna con hidróxido de aluminio (CTH522: AH).

La vacuna se administró a los participantes en tres inyecciones intramusculares en el brazo administrado en los días 0, 28 y 112 y dos refuerzos intranasales administrados en los días 126 y 140.

Ambas formulaciones de la vacuna provocaron una respuesta inmune en 15 de 15 (100%) participantes, mientras que ningún participante en el grupo placebo logró una respuesta inmune.

Provocan respuesta inmune

Si bien se descubrió que ambas formulaciones de las vacunas provocan una respuesta inmune, CTH522: CAF01 se desempeñó de manera consistente mejor (produciendo 5,6 veces más anticuerpos), por lo que los autores sugieren que esta formulación debe buscarse para un mayor desarrollo clínico.

CTH522: CAF01 mostró signos adicionales de mejor rendimiento en comparación con CTH522: AH, incluido un perfil mejorado de anticuerpos de la mucosa que sirve como primera línea de defensa contra la infección, y un perfil de respuesta inmune mediado por células más consistente que está asociado con una inmunidad de larga duración.

Aunque la vacuna provoca una respuesta inmune, aún no está claro si esto se traduce en inmunidad protectora. «Los estudios de anticuerpos en ratones han encontrado que los anticuerpos en la vagina son la primera línea de defensa contra la infección por clamidia, lo que sugiere que son clave para la eficacia de la nueva vacuna. En nuestro ensayo, se encontraron concentraciones significativamente mayores de estos anticuerpos en individuos vacunados con CTH522: CAF01 y CTH522: AH. Aunque se necesitan muchos más años de investigación antes de comercializar esta vacuna, estamos planeando la siguiente etapa de investigación: una fase 2a estudio de CTH522: CAF01», explica la primera autora, Helene B Juel, del Statens Serum Institut de Dinamarca.

Una muestra pequeña

CTH522 con CAF01 o hidróxido de aluminio parece ser seguro y bien tolerado. No se notificaron eventos adversos graves relacionados. Los efectos secundarios más frecuentes fueron reacciones locales leves en el sitio de inyección (los 15 participantes en los dos grupos de tratamiento con vacuna tuvieron una reacción leve, que pareció ocurrir con más frecuencia que en el grupo placebo [tres de cada cinco participantes afectados]). Las reacciones locales más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección, sensibilidad y deterioro del movimiento, con un 88-93% de eventos que se informaron como leves en cada uno de los grupos, con una mediana de 2-4 días en todos los grupos.

Los autores señalan que la principal limitación del estudio es su tamaño de muestra. Al igual que con otros ensayos de fase 1, el pequeño tamaño de la muestra limita su capacidad de detectar reacciones adversas más raras a la vacuna o proporcionar pruebas sólidas sobre su capacidad de provocar una reacción inmune.

«Una vacuna para la prevención de la infección por C. trachomatis tendría un enorme impacto en la salud pública y en la economía. Aunque las pruebas clínicas de vacuna contra la clamidia están en su infancia, este ensayo sugiere optimismo para el futuro», escribe en un comentario del estudio el profesor Toni Darville de la Universidad de Carolina del Norte, EE. UU.