Resistencia a los antibióticos: todos somos responsables

Cerca de 33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos

Actualizado:

Cerca de 33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos. La cifra, según un estudio del estudio del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) que se publica en «The Lancet Infectious Diseases», es comparable a la de la gripe, la tuberculosis y el VIH juntos.

1234567
  1. Todos somos responsables

    Todos somos responsables de abordar esta amenaza para la salud humana: pacientes, médicos, enfermeras, farmacéuticos, veterinarios, agricultores, responsables políticos. Cerca de 33.000 personas fallecen cada año en Europa como consecuencia directa de una infección causada por bacterias resistentes a los antibióticos. La cifra, según un estudio del estudio del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) que se publica en «The Lancet Infectious Diseases», es comparable a la de la gripe, la tuberculosis y el VIH juntos.

  2. Coordinación entre países

    El informe señala que las estrategias para prevenir y controlar las bacterias resistentes a los antibióticos requieren coordinación entre todos los países de Europa.

  3. Infecciones hospitalarias

    El 75% de la carga de bacterias resistentes a antibióticos en Europa se debe a infecciones asociadas a la asistencia sanitaria. Esto podría ser minimizado a través de una adecuada prevención de infecciones y medidas de control.

  4. En aumento

    La carga estimada de infecciones con bacterias resistentes a los antibióticos en Europa está aumentando desde 2007, especialmente a 16 bacterias resistentes a los antibióticos como Klebsiella pneumoniae y Escherichia coli. En 2017, el número de fallecidos fu de 25.000.

  5. Antibióticos de última generación

    El 39% de la carga es causada por infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos de última generación, como los carbapenems y la colistina, la última opción de tratamiento disponible

  6. Tecnología al servicio del diagnóstico

    El apoyo tecnológico para desvelar el tipo de infección que afecta a un paciente es fundamental. Por ello, cada vez son más relevantes las aportaciones que tratan de identificar rápidamente y con exactitud el microrganismo responsable de una infección, señalan desde la Asociación de Microbiología y Salud (AMYS), que apuestan por aplataformas diagnósticas en el caso de la infección respiratoria o la conveniencia de la detección de resistencias a los antimicrobianos.

  7. Soluciones

    Todavía a tiempo para cambiar el rumbo de la resistencia a los antibióticos y asegurar que los antibióticos sigan siendo efectivos en el futuro. ¿Cómo?: Usando los antibióticos con prudencia y solo cuando sean necesarios; promoviendo la investigación y el desarrollo de nuevos antibióticos con nuevos mecanismos de acción, e implemetando buenas prácticas de prevención y control de infecciones, incluida la higiene de las manos, así como la detección del transporte de infecciones multirresistentes y el aislamiento de portadores / pacientes infectados.