Viagra
Viagra - ARCHIVO
MELANOMA

Viagra y fármacos similares no aumentan el riesgo de melanoma

El mayor riesgo de melanoma asociado en algunos estudios a los inhibidores de la PDE5 se explica por la mayor exposición solar de los participantes y no por los fármacos en sí

MADRIDActualizado:

Entre otras muchas consecuencias, el envejecimiento lleva asociado un deterioro de la salud sexual y la aparición de problemas como la disfunción eréctil. Un problema que, a día de hoy y con independencia de su causa, padece hasta un 10-52% de los varones mayores de 40 años. Y un problema para cuyo tratamiento se han comercializado en los últimos años unos fármacos denominados ‘inhibidores de la fosfodiestarasa 5’ (PDE5), entre otros el sildanafilo –la famosa ‘viagra’–, el tadalafilo y el vardenafilo. La mala noticia es que, según han sugerido distintos estudios, la toma de estos inhibidores de la PDE5 se asocia con un aumento del riesgo de melanoma. Pero la buena noticia es que, como concluye un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina Tropical e Higiene de Londres (Reino Unido), parece que esto no es así.

Como explica Krishnan Bhaskaran, director de esta investigación publicada en la revista « PLOS Medicine», «los resultados de nuestro trabajo apuntan a que el supuesto, aun pequeño, incremento en el riesgo de melanoma en los varones en los que se prescriben los inhibidores de la PDE5 se explica por una mayor exposición al sol más que por a los efectos adversos de los fármacos en sí».

Inhibición de la PDE5

El sildanafilo, el tadalafilo y el vardenafilo actúan inhibiendo la enzima PDE5. Y esta reducción en la expresión de la enzima conlleva, según los estudios llevados a cabo in vitro, con un incremento de la proliferación de las células de melanoma, tipo de cáncer de piel del que se diagnostican más de 5.000 nuevos casos anuales en nuestro país y que causa cada año la muerte de cerca de un millar de españoles.

Sin embargo, los resultados de los estudios epidemiológicos desarrollados para evaluar la posible asociación entre los inhibidores de la PDE5 y el riesgo a largo plazo de melanoma han arrojado resultados contradictorios. Es decir, se requieren más estudios.

Así, en la nueva investigación los autores evaluaron los historiales médicos de 145.104 varones a los que se les había prescrito un inhibidor de la PDE5 y de 560.933 sujetos ‘control’ que, cuando menos supuestamente, no habían recurrido a esta medicación.

El mayor riesgo de melanoma en los varones con inhibidores de la PDE5 obedece a una mayor exposición al sol
Krishnan Bhaskaran

Los resultados mostraron que la toma de estos fármacos se asocia a un incremento del 14% del riesgo de melanoma y de otras enfermedades asociadas a un exceso de exposición al sol como el carcinoma basocelular o la queratosis actínica.

Por el contrario, los resultados también mostraron la ausencia de una relación entre el consumo de inhibidores de la PDE5 y el cáncer colorrectal, tipo de tumor cuyo riesgo resulta independiente de la frecuencia de los baños de sol.

El sol, que no los fármacos

Entonces, ¿los inhibidores de la PDE5 conllevan o no un mayor riesgo de melanoma? Pues de acuerdo con los resultados, no. Y es que no solo no aumentan el riesgo de tumores que, como el cáncer colorrectal, no se asocian a la exposición solar, sino que los participantes que tomaban los inhibidores de la PDE5 y desarrollaron queratosis actínica –esto es, una enfermedad precursora de lesiones malignas como el melanoma– ya tenían un mayor riesgo de sufrirla antes de que les fueran prescritos los fármacos.

Como concluyen los investigadores, «los resultados sugieren que los individuos incluidos en el grupo de tratamiento con inhibidores de la PDE5 tenían, de media, mayores niveles de exposición al sol que los sujetos control». Es decir, parece que estos fármacos son finalmente seguros, cuando menos en los que al melanoma se refiere.