SALUD PÚBLICA

Una mala salud bucodental puede ser un chivato de una posible demencia

Las personas con demencia tienen peor salud oral debido a la pérdida de sus habilidades cognitivas que causa discapacidad y una dependencia de atención

MADRIDActualizado:

Los dentistas podrían detectar las primeras etapas de la demencia con una sencilla observación en su consulta. De acuerdo con un informe de la Fundación Británica de Salud Dental, muchas personas con demencia son incapaces de mantener una higiene oral adecuada.

«Los pacientes en las primeras etapas de demencia pueden tener problemas para reconocer que tienen un problema con su salud bucal», señala Nigel Carter, de la Fundación Británica de Salud Dental. De ahí, apunta, el importante papel que puede tener el profesional en salud bucodental. Porque un diagnóstico temprano de demencia no solo garantiza una mejor salud oral, sino que protege la salud en general.

Además, señala Carter, «el mantenimiento adecuado de la salud oral en las personas con demencia conlleva otros beneficios en términos de autoestima, dignidad y nutrición».

Salud general

Porque, como recuerda Héctor Juan Rodríguez Casanovas, especialista en Periodoncia por la Universidad de Texas-Houston (EE.UU.) y miembro de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), los beneficios de una buena salud oral repercuten tanto en la salud general como en la calidad de vida por su influencia sobre la capacidad de comer o hablar y por sus relaciones con la autoimagen, la autoestima y el importante papel en las relaciones sociales.

De acuerdo con este informe, las personas con demencia tienen peor salud oral debido a la pérdida de sus habilidades cognitivas que causa discapacidad y una dependencia de atención. En las primeras etapas de la demencia, según la Fundación Británica de Salud Dental, los pacientes deben tratar de cuidase por sí mismos cuidado durante el tiempo que puedan, pero siempre con la ayuda o supervisión de sus cuidadores. Estos pueden tener que asumir más responsabilidades a medida que avanza la enfermedad y los pacientes pierden la capacidad para desempeñar adecuadamente las labores de higiene.

«Que los odontólogos puedan ayudar a detectar los primeros signos de demencia a través del seguimiento de cualquier deterioro en la salud bucodental y ayudar así al diagnóstico precoz es una buena noticia», señala George McNamara, de la Sociedad Británica de Alzheimer.

En este sentido, debido a que las personas con demencia pueden no ser capaces de comunicar cómo se sienten, los profesionales deben ser entrenados para reconocer los signos que indiquen un problema de demencia. «Con el entrenamiento adecuado, los dentistas podrán ayudar a las personas con demencia a mantener una buena calidad de la salud oral y reducir sus molestias», concluye McNamara.