ABC

Se comienza a esparcir los 1.500 litros de líquido antideslizante en Pamplona

Este procedimiento empezará en la Plaza Consistorial con la finalidad de conseguir una mayor adherencia entre el pavimento y los toros

MadridActualizado:

En la noche del lunes 2 de julio, a las once de la noche, una brigada de cinco operarios de la empresa madrileña Antideslizante Pavitec comenzaron a echar líquido antiedezlizante por las calles de Pamplona, empezando por la Plaza Consistorial y continuando por Mercaderes y la curva Estafeta. El proceso terminará con los Corrales de Santo Domingo.

El procedimiento consiste en esparcir con ayuda de un cepillo 1.500 litros en 1.700 metros cuadrados -aproximadamente un litro por metro cuadrado tratado- de un líquido que produce un «efecto ventosa» en los encierros. Con este tratamiento se consigue una mayor adherencia de las pezuñas de los toros para evitar resbalones, y que, por consiguiente, los Sanfermines sean menos peligrosos.

Según los cálculos que maneja el Ayuntamiento de Pamplona, los encierros son una media de 40 segundos más cortos desde que se aplica el antideslizante, se han batido las marcas de corta duración y se ha reducido la peligrosidad de la carrera.

El líquido antideslizante produce una reacción que libera en la parte silícea del pavimento los microporos que, a lo largo del año, se ven cubiertos por la suciedad o el pulido de las máquinas de limpieza. Esos microporos, una vez libres, son los que provocan el llamado «efecto ventosa», permitiendo un mayor agarre del animal y que funciona especialmente bien cuando el pavimento está húmedo.

La primera prueba se realizó en 2005, y, a partir de 2006, el sistema se convirtió en algo estable para los Sanfermines. La empresa madrileña que realiza esto, lo ha aplicado en otras ciudades y para ámbitos diversos, desde instalaciones deportivas hasta calles o edificios públicos. Entre las ciudades que ya utilizan esta sustancia se encuentran Málaga, A Coruña, Madrid, Bilbao o San Sebastián para entidades como la feria IFEMA de Madrid, el metro de Sevilla o el Guggenheim.