Los toros de Núñez del Cuvillo toman la curva hacia Estafeta - REUTERS / Vídeo: San Fermín 2019: Vídeo del encierro de Sanfermines hoy, viernes 12 de julio

San Fermín 2019La nobleza de los Núñez del Cuvillo perdona una escabechina

El sexto encierro de los Sanfermines se salda con un herido por asta de toro y dos traslados por contusiones

Vídeo San Fermín: sexto encierro, al completo

PamplonaActualizado:

El comienzo de la carrera de los Núñez del Cuvillo presagiaba un encierro de los malos de antes, de los que se saldaban con numerosos heridos y varios por asta de toro. A los pocos metros de encontrarse con la gente, un toro ha embestido contra su lado derecho y ha enganchado claramente a un corredor, al que le ha propinado una cornada en el muslo izquierdo. Se trata de M.J.B., procedente de Cascante (Navarra) y veterano, de 57 años, como muchos de los que corren en ese tramo. En la misma embestida, ha propinado un golpe a otro veterano, J.F.I., de Marcilla (Navarra) y de 59 años que tiene un traumatismo en la rodilla izquierda.

El toro ha salido de esa embestida despistado, cruzándose a los lados y observando incluso al otro lado del vallado. Sin embargo, en un momento dado, ha retomado la carrera junto a sus hermanos y para el final de la Cuesta de Santo Domingo les ha alcanzado y se ha convertido en uno más de la manada.

[Vea el vídeo del sexto encierro de San Fermín 2019]

Como viene siendo habitual en los encierros de este año, los astados han corrido juntos hasta la mitad de la calle Estafeta. En este tramo se ha visto una imagen muy curiosa en la que la manada estaba presidida por cabestros, detrás corrían los seis toros y la cerraba más cabestros. Parecía la disposición de un equipo de fútbol.

Pero pasada la mitad de la Estafeta, una vez que el suelo ya no tenía el líquido antideslizante que se impregna unos días antes de los Sanfermines, tres toros han resbalado y se han caído, lo que ha hecho que se separaran unos de otros y se abrieran huecos para que los mozos pudieran acercarse a coger cuerno.

Y también como en días anteriores, aquí es donde se han dado los golpes entre los corredores para ser el que más se aproxime a las astas. Hoy también ha sido un encierro multitudinario y la velocidad de los Núñez del Cuvillo ha causado caídas, pero la ganadería gaditana ha mostrado su nobleza y ninguno ha hecho por los corredores, que, con la cantidad que había, podían haber provocado muchos heridos. Desde esta parte final del encierro, en el tramo de Telefónica, tan solo ha sido trasladado un mozo, J.L.B, de Barañáin (Navarra) con un traumatismo torácico con enfisema subcutáneo, es decir, con aire debajo de la piel. Según han explicado los doctores, se está analizando si ese aire procede de los pulmones, lo que indicaría un neumotórax.

Pero los toros han continuado a lo suyo, con la vista puesta únicamente en la arena de la plaza de toros, a la que han entrado y, sin fijarse en nadie, han ido directamente a los toriles 2 minutos y 18 segundos después de haber salido de Santo Domingo. Ha sido el segundo encierro más rápido de lo que llevamos de Sanfermines.

Así pues, aunque el inicio del encierro ha sido muy espectacular, muy violento, después de la Cuesta de Santo Domingo, la carrera ha continuado con la tónica ya habitual de los encierros de este año, rápido pero con toros nobles.