Las Setas de la Encarnación
Las Setas de la Encarnación - JUAN FLORES

El Supremo anula un artículo del PGOU que permitió construir la Setas

Esta misma sentencia ratifica la ilegalidad de la Biblioteca del Prado

Actualizado:

El Tribunal Supremo ha confirmado la ilegalidad de varios artículos del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, entre ellos el que permitió construir las Setas de la plaza de la Encarnación, en una sentencia que ratifica la ilegalidad de la Biblioteca de la Universidad en el Prado.

Una sentencia del Supremo, a la que ha tenido acceso Efe, confirma un fallo anterior del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que declaró nulos los artículos citados porque se refieren a sectores respecto a los cuales no existe un Plan Especial de Protección, tal como exige la ley de Patrimonio Histórico Español.

Además no se ha producido, respecto a esos sectores, "la equiparación de las determinaciones del Plan General con el contenido propio de ese inexistente Plan Especial de Protección", precisa la sentencia.

Los artículos anulados se refieren a las determinaciones del PGOU para los sectores del conjunto histórico de Santa Catalina-Santiago, Catedral, Encarnación-Magdalena y La Calzada-Fábrica de Artillería.

En el caso de la Encarnación, la sentencia podría afectar a las llamadas Setas de la Encarnación, obra del alemán Jürgen Mayer, hechas con 3.000 piezas de madera e inauguradas en marzo de 2011.

Dichos artículos fueron anulados por demanda de la Asociación para la Defensa del Patrimonio Artístico de Andalucía (ADEPA) y ahora el TS rechaza los recursos tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de la Gerencia de Urbanismo, la Junta de Andalucía y la Universidad de Sevilla, afectada como titular de su Biblioteca Central que se iba a construir en el Prado de San Sebastián.

El TS reprocha a la institución universitaria su "estéril empeño por reabrir el debate sobre la construcción de la biblioteca" y "derivar el debate hacia donde le convenía" aprovechando los recursos en lo referente a la zona de La Calzada-Fábrica de Artillería.

En causas aparte, el TSJA y luego el TS ordenaron derribar dicha biblioteca, construida en una zona verde y obra de la arquitecta iraní Zaha Hadid, por denuncia de varias comunidades de vecinos.

Ahora, el TS dice que la Universidad reproduce en su recurso de casación los mismos motivos que había formulado en los recursos anteriores contra la orden de derribo de la biblioteca y recoge que "esa mecánica reiteración de los motivos de casación formulados en aquellos casos resulta particularmente desafortunada, por la sencilla razón que no guardan relación con lo debatido en el proceso y resuelto en la sentencia".