Edificio donde se produjo el tiroteo en el Polígono Sur
Edificio donde se produjo el tiroteo en el Polígono Sur - raúl doblado
duelo entre el clan de los perla y el de los marianos

Un secuestro, posible origen del tiroteo en las Tres Mil Viviendas

La Policía apunta también a un ajuste de cuentas por una deuda relacionada con el tráfico de drogas

Actualizado:

El secuestro de un miembro del clan de Los Perla a manos de la familia de Los Marianos puede ser la clave que explique el tiroteo que se produjo en las Tres Mil Viviendas poco antes de la medianoche del martes, según relataron a ABC familiares de la niña muerta en la reyerta. Fuentes policiales barajan varias hipótesis, aunque afirman que todo apunta a un ajuste de cuentas por una deuda relacionada con el tráfico de drogas.

A la puerta del Instituto Anatómico Forense, donde esperaban los resultados de la autopsia de la pequeña Encarnación, decenas de parientes de los padres de la menor fallecida en el tiroteo explicaron que «La Perla venía buscando venganza porque acusan a Faíto de haber secuestrado hace dos meses a su hijo Antonio, un joven de veinte años al que al parecer también robaron un cordón de oro».

Familiares de las víctimas dicen que María La Perla dirigía el tiroteo

Aunque la Policía señala a los padres de la niña muerta como miembros del clan de Los Marianos, los familiares de la menor lo niegan y aseguran que murió accidentalmente porque el clan de Los Perla confundió su casa donde la de Faíto. «Confundieron la ventana de mis sobrinas con la de la casa de al lado. En realidad iban buscando el piso de La Chata, donde estaba su hermano Faíto», explicó un tío de la niña, que identificó a los autores del tiroteo, que serían al menos siete y se habrían desplazado hasta el lugar en coches de gama alta.

«Los que han dispararon son María La Perla y su marido, Antonio El Coleta, que tienen unos cuarenta años de edad. También han participado los hermanos de La Perla; su yerno Raúl, y sus hijos. La Perla, la jefa del clan, se puso de rodillas a disparar y comenzó a gritar: “¡Matadlo!”. Son una familia que se dedica al tráfico de droga y armas en las Tres Mil Viviendas. Eso es algo que todo el mundo sabe», subrayó el tío de Encarnación. Otro de los primos de los padres de la niña muerta aseguró que los autores de los disparos tienen antecedentes penales por tráfico de droga.

Mientras que la mayoría de familiares y amigos de los padres de la niña rechazan la posibilidad de tomarse la justicia por su cuenta y pedían a la Policía que resuelva lo más pronto posible el homicidio, otros parientes de Encarnación clamaban venganza y advertían que «Dios quiera que no nos encontremos cara a cara con Los Perla».

Las investigaciones muy avanzadas

Por su parte, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, aseguró que están «muy avanzadas» las investigaciones policiales relacionadas con esta muerte, por lo que podría haber detenciones en las próximas horas. Crespo destacó que el Grupo de Homicidios de la Brigada de Policía Judicial trabaja «con diligencia» y tiene «muy avanzadas» las indagaciones. Tras expresar sus condolencias por la muerte de una «inocente», la delegada del Gobierno expresó su deseo de una pronta recuperación de los padres de la menor, que también resultaron heridos leves en el tiroteo.

Según fuentes consultadas por ABC, Faíto, el joven que buscaba el clan de Los Perla y cuya vivienda confundieron con la de la familia tiroteada, está ligado al clan de los Marianos, clan que en 2009 se vio involucrada en la muerte de un menor en un tiroteo en las Tres Mil Viviendas. Los hechos tuvieron lugar a finales de 2009 tras un tiroteo en la calle entre miembros de Los Caracoleños y Los Marianos que se saldó con la muerte de un menor de 17 años, cuando 41 familias de los Caracoleños salieron huyendo de sus casas con lo puesto por temor a represalias.

Esas familias protagonizaron un largo deambular de campamento en campamento improvisado durante el tórrido verano sevillano de los que eran desalojados con cerca de cien menores y muchas personas mayores con enfermedades crónicas. Tras todo un éxodo chabolista, regresaron a las viviendas que antiguamente ocupaban pese a haber sido precintadas por los operarios de EPSA. Durante y después del éxodo, período en el que habitaron diversos asentamientos chabolistas, la ya extinta Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio inició una investigación administrativa en torno a la situación y el régimen de las 41 viviendas públicas habitadas por estas familias.

Ahora, Los Perla han desaparecido del Polígono Sur, al igual que hicieron Los Caracoleños en su día huyendo de Los Marianos. La Policía anda tras el rastro de Los Perla para tomarles declaración y posiblemente proceder a su detención.