Una gran maqueta muestra la zona donde luego se construyó la nueva esclusa
Una gran maqueta muestra la zona donde luego se construyó la nueva esclusa - Vanessa Gómez
EN AVENIDA DE lAS rAZAS

Un museo desconocido en las naves del puerto

El centro de información recrea la historia del río, de la actividad humana en torno a él y la transformación de Sevilla

Actualizado:

Tras una de las naves del Puerto de la avenida de La Raza están los retazos de la historia del río y de cómo el hombre lo ha usado y transformado haciendo de Sevilla lo que hoy es: el Centro de Información del Puerto de Sevilla muestra un recorrido geográfico y en el tiempo del Guadalquivir más sevillano.

Quien lo visite se encontrará con un contenededor de 20 pies que a través de la historia nos lleva a tres espectaculares grúas que muestran como ha evolucionado la actividad en torno al río. Una de ellas es una réplica del «ingenio» o «Torre de las muelas», en la que la fuerza de un hombre introducido en una especie de rueda hacía elevar la mercancía, como aquellos sillares que dieron forma a la catedral hispalense.

Poco más allá, un mapa interactivo permite descubrir las huellas de la actividad portuaria en la ciudad. A partir de ahí plantea la posibilidad de seguir la historia o hacer un alto para conocer la colección de señales marítimas de Puerto del Estado, con maquetas singulares, luces de dimensiones espectaculares y antiguos aparatos de radiofrecuencia.

Si opta por seguir la historia del río, le inundarán imágenes que muestran cómo se trabajaba antiguamente en los muelles, de oficios hoy, casi, desparecidos, como los carpinteros de ribera, y maquetas tan interesantes como la del primer buque de vapor construído en España, en los astilleros Los Remedios-Triana o la que muestra cómo ha evolucionado el cauce del Guadalquivir con las diversas cotas hecha por el hombre para facilitar la navegación de sus aguas y con ello la comunicación.

Para eso, navegar por ese río, se muestran balizas de señalización y boyas, se reproduce el camino, luces rojas a un lado, verdes al otro, del canal de navegación por el que los barcos llegan a la esclusa. También se reproducen los muelles y se muestran los distintos tipos de mercancías, como restos de chatarra,, que se mueven en el puerto

Por este espacio museístico pasan cada año en torno a las 7.000 personas, sobre todo escolares. La visita es libre.