Muere el escritor y ex director de la Academia de Buenas Letras Eduardo Ybarra
Eduardo Ybarra, sacando un tomo de la biblioteca de temas sevillanos en su propia casa - ABC
NECROLÓGICA

Muere el escritor y ex director de la Academia de Buenas Letras Eduardo Ybarra

Autor de misceláneas sobre Sevilla y muy ligado a la Iglesia, fue hermano mayor y ha muerto como número 1 del Silencio

ABC
Actualizado:

El escritor y exdirector de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras Eduardo Ybarra Hidalgo ha muerto este martes en Sevilla, la ciudad en que había nacido en 1923 en el seno de una acrisolada familia de empresarios de la ciudad.

Retirado de la vida social sevillana hace ya algunos años, su presencia pública no se limitó al ejercicio profesional de la abogacía, estudios que cursó en la Facultad de Derecho de la capital andaluza y amplió en el Instituto Rioplatense y la Fundación Eugen Millintong-Drake.

Como abogado, ejerció de letrado asesor de la Naviera Ybarra y Compañía, compañía familiar que mantuvo una línea marítima regular de pasajeros que enlazaba Sevilla con puertos de América del Sur durante medio siglo. También desempeñó el cargo de secretario del consejo de administración de Hijos de Ybarra, compañía agroalimentaria todavía en activo.

Presidente de jurado en ABC

Fuera del ámbito estrictamente familiar, fue letrado de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Sevilla y presidió la Editorial Sevillana, editora del periódico decano de la prensa hispalense, entre 1984 y 1986. No fue su única incursión en el mundo editorial, puesto que también ejerció de presidente del jurado del premio Joaquín Romero Murube que entrega ABC de Sevilla en la primera edición, que recayó en el periodista Ignacio Camacho.

Hombre de Iglesia de profundas convicciones religiosas, formó parte del consejo diocesano de Acción Católica y desempeñó el cargo de presidente de Cáritas Diocesana. Asimismo, fue hermano mayor del Silencio -manteniendo así viva una inveterada tradición familiar que también cumplieron su padre y ahora revive su hijo Alberto Ybarra Mencos- y ostentó durante los últimos años de su vida la condición de número uno de la cofradía de la Madrugada.

Pasión por los libros

En su faceta artística, Eduardo Ybarra fue un destacado bibliófilo que heredó de su padre una más que notable biblioteca especializada en temas sevillanos que acrecentó y abrió, en su propia casa, a la curiosidad de los interesados.

Desde muy temprano interesado por las letras, fue miembro del club La Rábida e ingresó en 1989 en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, con el discurso titulado «Mensaje del retablo de la hermandad de la Santa Caridad». Entre 1993 y 1999 desempeñó el cargo de director; con posterioridad, ya en su retiro, se le concedió la distinción de académico preeminente.

Como escritor, es autor de una miscelánea de temas sevillanos que agrupó en seis volúmenes bajo el título genérico de «Sevillanías», publicados entre 1994 y 2002. Dio a la imprenta también un ensayo biográfico sobre su antepasado José María Ybarra, primer conde de Ybarra (1984) y «Apuntes sobre una familia sevillana durante la Dictadura, la República y la Guerra Civil, 1923-1939» (1987).

Cofrade del Silencio

En 1999 publicó también un estudio sobre la hacienda Santa Eufemia, ligada a la familia Ybarra por cuanto es de allí de donde vienen los ramos de azahar que perfuman la imagen de la Virgen de la Concepción de la hermandad del Silencio a la que tan unido estuvo en vida. De hecho, conservaba en el domicilio familiar la primitiva talla de la imagen titular de la hermandad, con telas encoladas.

El funeral se oficiará este miércoles a las 10 en la iglesia de San Jorge de la hermandad de la Santa Caridad, de la que también llegó a ser hermano mayor.