Colección gráfica de ABC: la pila del Pato en la Plaza de San Francisco
La pila del Pato en el centro de la plaza de San Francisco hacia 1890 - ARCHIVO ABC
ARCHIVO

Colección gráfica de ABC: la pila del Pato en la Plaza de San Francisco

La Plaza por antonomasia de Sevilla ha sufrido muchas más modificaciones de lo que a simple vista parece

Actualizado:

La imagen de la Colección Gráfica de ABC nos trae hoy una plaza de San Francisco bastante diferente a la que contemplamos en la actualidad en sitio tan destacado de la ciudad que ha llegado a considerarse la Plaza por antonomasia. En esto, nada ha cambiado: el espacio público que ocupaba el antiguo convento de los franciscanos -de ahí el nombre de San Francisco-, conocido como Casa Grande, ha sido escenario de autos de fe, corridas de toros, justas y toda clase de espectáculos para recreo de los sevillanos.

La instantánea muestra la plaza de San Francisco con posterioridad a 1872. La datación es sencilla: en esa época se trasladó al centro de la plaza la pila del Pato que con anterioridad se había instalado en el lado sur de la plaza, donde hoy está el Banco de España, edificio construido entre 1927 y 1931.

La pila, que en su extremo tiene un cisne convertido en pato en el habla común de los sevillanos, se había colocado en 1850 en sustitución de otro surtidor que tenía un giraldillo y de la que dan cuenta los cronistas del siglo XVIII. En realidad, la fuente es un elemento consustancial a la plaza de San Francisco: desde 1416 hay un surtidor allí, que con diferentes modificaciones ha perdurado hasta hoy en día en que el Mercurio alado recuerda esa función de abastecimiento de agua potable justo delante del Banco de España.

En la imagen de la Colección Gráfica se aprecia un borriquillo con angarillas que se supone dedicado al oficio de aguador, aunque la instantánea no permite mayor precisión en el grupo de hombres sentado a la izquierda de la fotografía. Detrás de la fuente de la pila del Pato hay dos coches de tranvía, de los que en esa época todavía tiraban mulas. La fotografía, por tanto, tiene que ser posterior a 1887 en que entró en servicio este medio de transporte colectivo.

Finalmente, un operario aparece trajinando en una de las farolas de la plaza, justo delante del letrero que anuncia con grandes letras «Paños de Tarrasa». De los antiguos edificios de cuatro plantas con soportales en los bajos no queda nada tras las sucesivas reformas y retranqueos de la plaza de San Francisco, acometidas en el primer tercio del siglo pasado hasta configurar su actual imagen.

La fuente del Mercurio alado delante del Banco de España