La biblioteca de Seville, Ohio
La biblioteca de Seville, Ohio - ohio.gov
hasta a 17.527 kilómetros

Hay otras Sevilla... pero están muy lejos

En Colombia, Ecuador, EE.UU., Jamaica y hasta Australia y Filipinas hay ciudades o enclaves con el nombre de Sevilla

Actualizado:

Los hispalenses quizás seamos únicos, pero sevillanos hay unos cuantos más repartidos por el mundo y no han nacido precisamente a orillas del Guadalquivir. El nombre de nuestra ciudad es, por su historia, universal, sí pero también porque hay lugares denominados Sevilla por casi todos los continentes, a miles de kilómetros de la capital andaluza.

La Sevilla más cercana y la más antigua es también española. Sevilla la Nueva es un municipio de la provincia de Madrid, situada apenas a 36 kilómetros de distancia por carretera de la capital de España y a 507 de la andaluza. Fue fundada dos veces, una el 23 de diciembre de 1544 por un tal Antón Sevillano y otra, en 1554. Entre sus monumentos destaca el Palacio de Baena, del siglo XVI, conocido como la Casa Grande, el mismo nombre que, curiosamente, se denomina aquí al Ayuntamiento. Celebran una feria de abril. Eso sí, sus habitantes no se llaman sevillanos sino sevillanovenses.

Tres en EE.UU.

Tras la española, la otra Sevilla más cercana nos obliga a cruzar el océano Atlántico. Tiene la denominación de Sevilla en ingles, Seville, y está en Ohio, EE.UU, a 6.344 kilómetros de distancia, en el condado de Medina, al noreste del país norteamericano. Llegar allí en avión nos llevaría, al menos, 15 horas de vuelo. Su población apenas supera los 2.000 habitantes (2.325) y no tiene río, pero sí un parque con lago cercano, el Hubbard Valley Park.

Esta Seville no es la única población con ese nombre en Estados Unidos, hay otra en Florida, en el condado de Volusia, con apenas 614 habitantes, y otra en Georgia, en el condado de Wilcox, donde viven unas doscientas personas.

En Sudámerica, la presencia de los conquistadores, que alguno habría de nuestra tierra, se hace notar mucho en los nombres de sus ciudades. En el caso de Sevilla, hay dos ciudades de cierta importancia.

La Sevilla colombiana está al norte del departamento del Valle del Cauca, a 1.538 metros sobre el nivel del mar. La separan de la capital andaluza 7.962,77 kilómetros de distancia y al menos 16 horas en avión y su población, que se denominan sevillanos, alcanza los 47.028 habitantes.

Fue fundada el 3 de Mayo de 1903 por Heraclio Uribe Uribe y otros colonos antioqueños y caldenses y su nombre no se debe a nada relacionado con la conquista, es mucho más prosaico. Parece ser que a la hija de un tal Pompilio Ceballos, uno de sus fundadores, le encantó una compañía de baile que visitó la zona procedente de nuestra ciudad y cuando el tal Pompilio fue a inscribir el nuevo asentamiento decidió ponerle ese nombre en honor a su hija. Como curiosidad, desde hace más de 30 años celebran procesiones en Semana Santa.

Sevilla de Oro

En Ecuador hay un cantón llamado Sevilla de Oro y conocido como el cantón energético de aquel país ya que cuenta con dos hidroeléctricas. Está en la provincia de Aznay, a 8.359,83 kilómetros de distancia de nosotros y es, tras la de Sevilla la Nueva, la ciudad más antigua de las homónimas a la capital hispalense. Fue fundada en noviembre de 1574, en tiempos de Felipe II, por José Villanueva de Maldonado, como parroquia urbana de Sevilla de Oro y en sus primeros años se lo conocía con el nombre «Chimbapan», que en quechua quiere decir banda de El Pan. Tiene 5.889 habitantes.

También en Filipinas hay una población con el nombre de Sevilla. Está en la isla Bohol, en la región de Bisayas Centrales, un lugar muy atractivo para los amantes de la naturaleza. Fundada en 1872, fue una de las últimos asentamientos creados allí por los españoles, aunque de aquella población ya no queda nada porque sus edificios fueron quemados durante la invasión norteamericana. La Sevilla filipina tiene una población de 10.281 habitantes.

Junto a estos núcleos urbanos, también hay otro en el Caribe. En este caso a casi nueve mil kilómetros de distancia, en Jamaica. Se trata de un lugar histórico, incluido como la Catedral, el Archivo de Indias o el Real Alcázar en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, aunque no tanto por sus monumentos sino por su historia.

Aquella Seville es el lugar con más herencia cultural de Jamaica, el sitio ha sido ocupado desde tiempos prehistóricos y, según señala la Unesco, en ese lugar hay restos de indígenas americanos (los Taino), del asentamiento de Sevilla la Nueva, fundada en el siglo XVI por los españoles, y de las plantaciones de azucar de la ocupación británica. Fue fundada por Juan de Esquivel en 1509 junto a 80 familias, muy cerca de la playa, donde Colón había arribado en su segundo viaje a las Indias. Sevilla la Nueva fue la primera capital de Jamaica.

Y hasta en Australia

Frente a esa apabullante historia, la anécdota de la Sevilla africana y las australianas. En sudafricana está en la zona de Limpopo un pequeño poblado al que se le da el nombre de nuestra ciudad a 7.717 kilómetros de aquí y en Australia, hay dos. Uno de ellos es Seville Grove (arboleda Sevilla), está a 30 kilómetros de Perth y a 14.781 de la capital hispalense. Como curiosidad parece que el nombre le viene porque allí también cultivan muchas naranjas y la ciudad tomó el nombre de la variedad que da en denominarse Seville.

La otra referencia sevillana en Australiaestá 52 kilómetros de Melbourne, en el Yawa Valley. Esta Sevilla está a 17.527 kilómetros de distancia de la capital andaluza y es la más lejana a la capital andaluza de todas las referencias. Allí el primer asentamiento fue en 1886 aunque entonces se llamaba Red lands (tierras rojas); se cambió el nombre en honor de la hija de un reconocido secretario del tesoro. Era su nombre.