Este 2014 en Sevilla, un 25% menos de atestados por delitos contra la seguridad vial
Un agente de la Policía Local de Sevilla rellena una sanción - JUAN FLORES
BUENOS DATOS DEL PRIMER TRIMESTRE

Este 2014 en Sevilla, un 25% menos de atestados por delitos contra la seguridad vial

La Policía Local ha instruido en el primer trimestre del año hasta 187 denuncias por infracciones graves de tráfico, cuando la media por trimestre en 2013 fue de 247

Actualizado:

La intensa campaña municipal parece intimidar un poco. Y es que el número de atestados por delito contra la seguridad vial instruidos por parte de la Policía Local de Sevilla ha bajado considerablemente en el primer trimestre de este año si se comparan las cifras con las del año pasado. Así se desprende claramente de los registros de la Delegación municipal de Seguridad y Movilidad, a los que este periódico ha tenido acceso y en los que se señala que el pasado año 2013 los agentes locales instruyeron hasta 989 atestados por este delito. Esa cifra da una media de 247 atestados por trimestre. Bastantes más que los registrados en los tres primeros meses de este año, que han sido 187 según las estadísticas municipales. Si se extrapola ese ritmo a todo el año, cuando concluya 2014 se habrán realizado por parte de la Policía Local 748 atestados por delitos contra la seguridad vial, 241 menos que el año pasado. Todo un indicativo. Un 25% menos de atestados.

De los 989 atestados por este tipo de delitos ligados al tráfico del año pasado, hasta 470 se debieron a una conducción bajo los efectos del alcohol; cuando el porcentaje es igual o superior a 0,60 miligramos por litro de aire espirado en los controles realizados, las leyes lo consideran ya un delito contra la seguridad vial y no una mera infracción. La mayoría de los atestados, por tanto, estuvieron vinculados al alcohol, mientras que otro importante porcentaje, 439 casos, se produjo por el hecho de que el conductor del vehículo careciera de permiso para conducir o ya no tuviera vigencia el que llevaba. En índices mucho menores, 32 de los 989 atestados de 2013 se produjeron por conducción temeraria, mientras que otros 6 partes tuvieron que ver con el exceso de velocidad (nada menos que 60 kilómetros por hora por encima de la velocidad máxima permitida en la vía).

La mayoría de las denuncias se pusieron a un hombre de nacionalidad española. Y es que el perfil del conductor que comete un delito contra la seguridad vial está bastante definido. De hecho, de los 470 atestados por conducción bajo el efecto del alcohol en más de un 0,60 miligramos por litro de aire, 420 fueron hombres, mientras que de los 439 sancionados por no llevar permiso de conducir o estar éste caducado, sólo en 37 de los casos fueron mujeres. La amplia mayoría, además, eran españoles, acabando así con el mito de que los extranjeros están peor adaptados a las normas.

En cuanto al primer trimestre de este año, de los 187 atestados instruidos por la Policía Local de enero a marzo, 101 fueron por ir bebido al volante con más de ese 0,60 miligramos por litro de aire; amplia mayoría. De ese centenar, hasta 7 superaron incluso el gramo por litro, una auténtica barbaridad y un enorme peligro para el resto. Además, 65 de las denuncias se produjeron por carecer de permiso de circulación o pérdida del mismo, mientras que otros 13 fueron por conducción temeraria. No hubo en el trimestre ni un solo atestado por exceso de velocidad, manteniéndose inalterable ese perfil clásico de infractor: hombre y español.