Un avión de una compañía de bajo coste en las instalaciones del aeropuerto de Sevilla
Un avión de una compañía de bajo coste en las instalaciones del aeropuerto de Sevilla - Rocio ruz
Transportes

San Pablo, un aeropuerto «low cost»

El 88% de los pasajeros del aeródromo sevillano viajan en vuelos de bajo coste. Sólo el 12% visita Sevilla por negocios

Actualizado:

El aeropuerto de San Pablo tuvo 3,7 millones de pasajeros durante el año 2013, un 14 por ciento menos que en el año anterior, cuando ya se había perdido un porcentaje similar. A pesar de estos datos negativos, el principal problema del aeródromo sevillano es que se ha convertido en un centro de vuelos de bajo coste, una tendencia que ha ido aumentando en los últimos años a la par que la crisis económica.

La realidad actual es que el 88 por ciento de los viajeros que llega a Sevilla vía San Pablo lo hace en compañías de bajo coste, un 12% de los usuarios totales lo utiliza además sólo como lugar de transbordo y, además, sólo una quinta parte viaja hasta la ciudad por negocios. La mayoría de quien utiliza estas instalaciones aeroportuarias lo hace bien porque viene de vacaciones o porque acude a visitar a parientes y amigos. Por ello, el aeródromo tiene una importante estacionalidad en su actividad, ya que el 64% del tráfico tiene lugar durante los meses de verano.

El diagnóstico de la situación en la que se encuentra San Pablo —y que será analizada la próxima semana en la Mesa por el Aeropuerto en la que están presentes todas las administraciones— pone de manifiesto otras carencias que son muy relevantes para tenerlas en cuenta a la hora de encarar el futuro.

Desde San Pablo no hay ninguna conexión directa con los principales aeropuertos de Londres (Heathrow), París (Charles de Gaulle) o Frankfurt a pesar de que se encuentran entre los 15 principales de destino durante el año 2013, según los datos de AENA, y son los que mueven el más importante volumen de pasajeros a nivel internacional. Como consecuencia de esta falta de conexiones, sólo el 26% de quienes aterrizan en Sevilla tienen nacionalidad extranjera: franceses, italianos y británicos. De Estados Unidos procede el 8% de los viajeros y la mayoría de ellos llega a Sevilla vía el Prat de Barcelona, que es el principal aeropuerto de toda Europa.

Principales clientes

El principal cliente actual del aeropuerto es Ryanair a pesar de que ha reducido su tráfico en un 21% clausurando algunas rutas como las de Santander, Santiago, Burdeos o Dusseldorf. Tras el colapso de Spanir, Vueling centró su estrategia de crecimiento en el Aeropuerto de Barcelona pero ha mantenido un dispositivo estable en Sevilla y se ha convertido en la segunda compañía. Para este verano, además, ha anunciado la apertura de cinco nuevas rutas: Palma de Mallorca, Asturias, Lyon, Nantes y Roma.