Colección gráfica de ABC: inauguración de la Exposición Iberoamericana
Inauguración de la Exposición Iberoamericana en la plaza de España en 1929 - ABC
HEMEROTECA

Colección gráfica de ABC: inauguración de la Exposición Iberoamericana

La Plaza de España, como en el reciente pontifical de la Macarena, ha subrayado los acontecimientos más decisivos de la historia de Sevilla

FRANÇOIS GUITARD
Actualizado:

La imagen de la Colección gráfica de ABC muestra la Plaza de España el día de la inauguración oficial de la Exposición Iberoamericana de 1929, el jueves 9 de mayo de aquel año, festividad de la Ascensión del Señor.

Como en el reciente pontifical por el cincuentenario de la coronación canónica de la Macarena, la plaza de España ha servido para subrayar la importancia histórica de momentos decisivos de la historia de Sevilla. Lo más llamativo de la imagen histórica es la disposición del escenario principal donde se situaron los Reyes (Alfonso XIII y Victoria Eugenia) y el Gobierno, encabezado por el general Primo de Rivera, adornado con valiosos tapices.

Como se aprecia en la fotografía del archivo de ABC, la tribuna de autoridades está de este lado de la fuente ornamental de la plaza, casi alineado con las torres del monumento de modo que el público pudiera congregarse en el edificio ocupando no sólo la galería porticada sino los balcones de la planta superior.

Esta disposición permite aforos mayores de los que se manejan en la actualidad en la plaza de España y le da pleno sentido de uso al edificio, que es lo que buscaba el arquitecto, Aníbal González, cuando la proyectó.

En el lado opuesto

En la actualidad, la presidencia de los actos -como el altar presidido por el paso de la Macarena- se dispone del otro lado de la fuente para que la terraza central del monumento -ocupado hoy por el cuartel general de la Fuerza Terrestre- enmarque el acontecimiento. A cambio, el público sólo puede distribuirse por el piso de la plaza de España de cara al monumento.

Con respecto a la inauguración oficial de la Exposición Iberoamericana, será mejor darle voz al cronista de ABC del número 8.277 del viernes 10 de mayo: «Un clamor de vítores siguió y unos acordes de trompetería hicieron vibrar la Marcha Real española. En el anfiteatro semicircular de la plaza, cincuenta, setenta mil personas estremeciéronse de emoción ante el espectáculo, coronado de muchedumbre hasta las cúspides de sus torres, y aun más allá, pues donde se perdía el contacto con las torres la escuadrilla de aviones aplaudía con el ruido de sus motores».

En la fotografía se aprecia la disposición de los presentes en la plaza de España: a caballo, los coraceros de la Escolta Real y dos escuadrones más, uno de la Guardia Civil y otro de Seguridad; a pie, «una compañía del regimiento Soria 9 con bandera y música; dos compañías de desembarco de marinería, una de ellas perteneciente a la tripulación de los barcos portugueses y a la de los barcos de guerra españoles, la otra».

Además, los coros vascos con sus banderas, la masa coral sevillana y las bandas municipales de música de Madrid y Sevilla más ochenta guitarristas en la terraza de la portada principal.