Colección gráfica de ABC: la Reina y las infantas en El Rocío
Doña Sofía, a caballo con la hermandad de Triana, seguida por Doña Esperanza de Borbón - ABC
HEMEROTECA

Colección gráfica de ABC: la Reina y las infantas en El Rocío

La última visita de Doña Sofía y sus hijas acompañando a la hermandad de Triana durante cinco kilómetros

Actualizado:

La última presencia de la Reina durante la romería del Rocío tuvo lugar en junio de 1984, concretamente el sábado 10 de junio en que hicieron su entrada con la hermandad de Triana durante la presentación de esta filial cuyo hermano mayor era entonces Ignacio Sánchez-Ibargüen Benjumea, ante la Matriz de Almonte.

La Colección gráfica de ABC recoge el testimonio de aquella visita en la que la Reina estuvo acompañada por las infantas Elena y Cristina y por Sus Altezas Reales Doña Esperanza de Borbón, tía del Rey, y su marido, Don Pedro de Orléans. Doña Sofía había sido nombrada hermana mayor honoraria en 1972 en tanto que las infantas habían sido admitidas como hermanas durante una audiencia real a la hermandad de Triana meses antes de Pentecostés en que se formuló la invitación a la romería.

La crónica recoge que, montadas en tres caballos blancos y vestidas con trajes de flamenca, la Reina y las infantas se incorporaron al cortejo de la hermandad de Triana cinco kilómetros antes de llegar a la aldea, a la altura de la zona de Caño Mayor, cerca del Palacio de Doñana, uno de los parajes más bellos del camino de Sevilla. Doña Sofía, Doña Elena y Doña Cristina habían pernoctado en la casa forestal que el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona) tenía en la aldea de Cabezudos.

La llegada de tan augustas personas desató una oleada de vítores y aclamaciones por parte del numeroso público congregado en la explanada del santuario de la Virgen del Rocío para seguir la presentación de las hermandades filiales. «¡Viva la Reina rociera!», proclamaban los peregrinos entre saludos de «Sofía, guapa».

La presentación de Triana tuvo lugar a las 2.51 de la tarde del sábado y la Reina y las infantas aguardaron hasta que la carreta del simpecado quedara instalada en la casa hermandad. Poco después de las tres de la tarde, todavía a caballo, la Reina y las infantas se retiraron a descansar a la casa de la infanta Doña Isabel Alfonsa, también tía del Rey. Pasadas las cinco y media de la tarde, Doña Sofía y sus hijas retornaron a su residencia.