Fallece el sindicalista Fernando Soto Martín a los 75 años
Fernando Soto Martín, en una imagen de archivo - efe

Fallece el sindicalista Fernando Soto Martín a los 75 años

Fue diputado en el Parlamento y senador en 1986 y obtuvo la Medalla de Andalucía en 1998 por su trayectoria sindical

Actualizado:

El sindicalista fundador de CCOO en Sevilla y defensor por los derechos de los trabajadores llegando incluso a ser condenado a 17 años de prisión por reunión ilegal Fernando Soto ha fallecido este miércoles a los 75 años, según ha confirmado la organización sindical a Europa Press.

Fernando Soto Martín nació en la barriada sevillana del Cerro del Águila el 7 de diciembre de 1938 de un matrimonio de trabajadores, un albañil y una pellicera.

Pudo cursar estudios primarios hasta que a los doce años se inició en el mundo del trabajo al ingresar en la escuela de aprendices de la Hispano Aviación. Permaneció en ella hasta los 18 años aprendiendo el oficio de chapista. En agosto de 1961 se casó con María Mendoza, con quien tiene tres hijos en la actualidad.

En 1959 ingresó en el Partido Comunista de España en una célula de su empresa. Durante 1961 y 1962 participó activamente en grupos de trabajadores que presionaban a los cargos sindicales para que fueran tenidas en cuenta las demandas de los obreros, al mismo tiempo que preparaban para las elecciones sindicales candidaturas independientes a las propuestas por el Sindicato Vertical.

Eran los orígenes de las Comisiones Obreras en Sevilla y Fernando Soto uno de sus organizadores. Se presentó en una de esas candidaturas a las elecciones sindicales de 1963, siendo elegido enlace sindical y vocal provincial del Sindicato del Metal.

Por primera vez se puso en cuestión la práctica habitual de designar a un empresario como Presidente del Sindicato Provincial y se presentó a Fernando Soto, aunque lógicamente no salió elegido. En 1965 participó en el VII Congreso del PCE, celebrado en París, donde fue elegido miembro de su Comité Central.

Detenciones

Su primera detención llegó el 1º de mayo de 1967 cuando participaba en una manifestación contra el paro y la represión y reivindicando un sindicato democrático. La condena conllevó su despido laboral y la desposesión de sus cargos sindicales. Fue incluido en las llamadas 'listas negras' por lo que no conseguiría trabajo en ninguna empresa del sector.

Fue nuevamente detenido unas horas después de proclamarse, por el gobierno franquista, el Estado de Excepción en enero de 1969. Tras pasar un mes en la cárcel de Sevilla fue deportado a Valdepeñas de Jaén hasta la finalización del Estado de Excepción en el mes de marzo. Al declararse un nuevo Estado de Excepción, en diciembre de 1970, Fernando se vio obligado a exiliarse a París para evitar su detención.

A su vuelta a Madrid vivió más de un año en la clandestinidad, hasta que fue nuevamente detenido en la reunión de la Coordinadora Nacional de las Comisiones Obreras celebrada en el convento de los oblatos en Pozuelo de Alarcón (Madrid) el 24 de junio de 1972 y encarcelado en Carabanchel.

Por su pertenencia a las CCOO, Fernando Soto fue condenado por asociación ilícita en grado de dirigente a 17 años, cuatro meses y un día de cárcel. Comenzó a cumplir su pena en la prisión de Carabanchel pero tras muchas presiones de familiares, amigos y compañeros, consiguió junto a Eduardo Saborido, ser trasladado a la cárcel de Jaén. De allí salió en libertad a finales de noviembre de 1975 a causa del indulto del recién nombrado Rey Juan Carlos.

Tras la muerte de Franco desarrolló una intensa tarea política. En las primeras elecciones democráticas (1977) fue elegido diputado a Cortes por Sevilla en las listas del PCE, repitió como diputado en la primera legislatura (1979-1982).

Desde 1977 fue secretario general del PCE en Andalucía, y desde la constitución del Partido Comunista de Andalucía (PCA), en diciembre de 1979, Secretario General del mismo, cargo en el que se mantuvo hasta su dimisión en 1981.

Afiliado al PSOE

En 1984 fue nombrado asesor del gabinete del Presidente de la Junta de Andalucía José Rodríguez de la Borbolla. Se afilió al Partido Socialista Obrero Español y en sus listas salió elegido en 1986 diputado autonómico por Sevilla en el Parlamento andaluz.

Salió elegido diputado del Grupo Parlamentario Socialista y permaneció en el Congreso de los Diputados desde 1989 a 1996. Tras dejar el Congreso en 1996 se reincorporó de nuevo a Construcciones Aeronáuticas hasta que en 1997 se prejubiló.