Los empresarios piden la nulidad de las ordenanzas de limpieza por el reciclaje del aceite
Un operario vigila el proceso de reciclaje del aceite doméstico - efe/manuel rus
Lipasam

Los empresarios piden la nulidad de las ordenanzas de limpieza por el reciclaje del aceite

La asociación Geregrás denuncia la posible comisión de un delito porque la norma se ha modificado fuera de plazo

Actualizado:

La asociación empresarial Geregrás, que engloba a las empresas gestoras de los residuos de aceites domésticos, ha pedido al Ayuntamiento de Sevilla la nulidad de la Ordenanza de Limpieza que está previsto aprobar de manera definitiva en el Pleno que se celebrará mañana viernes. Esta asociación empresarial ha enviado un requerimiento al Ayuntamiento de Juan Ignacio Zoido para que, por la denominada vía de hecho, declare nula dicha norma.

Geregrás entiende que el Ayuntamiento de evilla ha modificado la ordenanza fuera de plazo y sin posibilidad de presentar alegaciones, lo que supone una vulneración de la normativa vigente y «puede ser constitutivo de delito». Los empresarios del sector denuncian que se ha modificado el artículo 102 que afecta precisamente al reciclaje del aceite doméstico, que el Ayuntamiento ha adjudicado en exclusiva a una empresa en una decisión muy polémica.

Según denuncian los empresarios de Geregrás, el artículo 102 recogía que la gestión del aceite usado «será responsabilidad del productor del residuo su gestión, debiendo acordar con Lipasam su entre o bien a través de gestores de residuos debidamente inscritos».

Tras la modificación, el artículo 102 queda de la siguiente manera: «Lipasam establecerá los sistemas más adecuados para realizar la recogida selectiva de los aceites vegetales usados en los domicilios particulares, así como en comercios, servicios, establecimientos de hostelería y otros lugares asimilables, ya que la producción de aceite vegetal usado tiene la consideración de residuos municipales, estando, por tanto obligados a participar en el sistema de recogida determinado por Lipasam».